Volkswagen, el primer productor automovilístico de Europa, sufrió en el tercer trimestre una pérdida de 1.673 millones de euros, frente al beneficio de 2.971 millones de euros del mismo periodo de 2014, tras el escándalo de manipulación de gases contaminantes en motores diesel.

VW ha informado de que la ganancia neta se redujo entre enero y septiembre un 54,1%, hasta 3.990 millones de euros, en comparación con los mismos meses del pasado ejercicio. Asimismo, la compañía alemana tuvo una pérdida operativa en el tercer trimestre de 3.479 millones de euros, en comparación con el beneficio de 3.230 millones de euros un año antes.

La ganancia de explotación se redujo en los tres primeros trimestres del año un 64,5%, hasta 3.342 millones de euros, frente a igual periodo de 2014. La facturación mejoró hasta septiembre un 8,5%, hasta 160.263 millones de euros. Las ventas en todo el mundo cayeron en los nueve primeros meses un 2,7%, hasta 7,440 millones de vehículos, por las dificultades en Rusia, Brasil y China.

Las acciones de Volkswagen subían un 2%, en la bolsa de Fráncfort tras conocerse estas cifras. El margen de rentabilidad sobre las ventas antes de extraordinarios se situó en el tercer trimestre en el 6,4%.

Las cifras muestran por un lado la sustancia fuerte del consorcio VW y por otro los efectos de la situación actual. Haremos todo lo posible para recuperar la confianza perdida”, ha manifestado el presidente de la junta directiva del consorcio, Matthias Müller.