El gigante nipón de videojuegos Nintendo ha obtenido un beneficio neto de 86 millones de euros en los seis primeros meses del año fiscal en Japón (abril- septiembre), un 19,8% menos que en el mismo período de 2014, según ha informado la compañía.

No terminan de ser buenos tiempos para el que fuera rey de los videojuegos en otra época. Y es que se van sucediendo de forma silenciosa, pero continua, noticias que no acaban de dejar a la compañía en buen lugar.

Por ejemplo, a principios de octubre se supo que abandonaba los puestos de honor en la lista que elabora Interband sobre las mejores marcas de consumo. Quizá sea anecdótico, pero dicho ranking se elabora sobre la capacidad de influir en las decisiones de compra de los usuarios, así como el propio rendimiento financiero. En este caso viene a demostrar que ni una cosa, ni la otra, están funcionando en el coloso japonés.

Así, en cuanto a lo puramente económico, el retroceso de sus ganancias se ha producido a pesar de que Nintendo ha conseguido un incremento interanual del 19,1% en su facturación por ventas hasta los 1.534 millones de euros.

Durante los primeros seis meses del año fiscal nipón, Nintendo ha registrado un beneficio operativo de 67 millones de euros, lo que contrasta con las pérdidas operativas de 1,6 millones de euros del mismo período de 2014.

Cómo se mueve el mercado

Nintendo ha destacado por el buen rendimiento de la New Nintendo 3DS y la New Nintendo 3DS XL, sus últimas versiones de la consola portátil 3DS, de las que se vendieron un total de 2,28 millones de unidades durante el citado semestre. En cuanto a juegos, los más vendidos para la Nintendo 3DS fueron Animal Crossing: Happy Home Designer, la última entrega de la popular saga Pokémon y Super Smash Bros, que junto a otros lanzamientos permitieron a Nintendo colocar 19,2 millones de títulos en todo el mundo.

Por su parte, las ventas de la consola doméstica Wii U ascendieron a 1,19 millones de unidades, mientras que se comercializaron 12,37 millones de títulos. Los principales éxitos de ventas para esta plataforma fueron Super Mario Maker (1,88 millones de unidades), lanzado en septiembre para conmemorar el 30 aniversario del personaje-franquicia de Nintendo, así como Splatoon (2,42 millones de unidades).

A partir de estas cifras, Nintendo mantuvo su previsión de resultados para este ejercicio, en los que espera obtener un beneficio neto de 263 millones de euros, un 16,4 % menos que el año precedente. El fabricante nipón estima que incrementará sus ventas en un 3,7% interanual hasta los 4.285 millones de euros, y que elevará su resultado operativo hasta los 375 millones de euros, el doble del registrado en 2014.