Las Fuerzas Armadas han localizado esta tarde bajo el mar la cabina del helicóptero del Servicio de Búsqueda y Rescate (SAR) del Ejército del Aire que desapareció el jueves pasado en el Atlántico a unos 74 kilómetros del Sahara Occidental, han informado fuentes de Defensa.

Según informa Efe, el juez militar que se encarga del caso ha autorizado al operativo de rescate a que intente izar a la superficie el Superpuma, con todas las precauciones necesarias, dado que en esa zona del océano hay en estos momentos malas condiciones de mar.

El ministro, Pedro Morenés, acaba de transmitir la noticia en la base de Gando (Gran Canaria) a los familiares de los tres militares que tripulaban el aparato: el capitán José Morales Rodríguez, el teniente Saúl López Quesada y el sargento Jhonander Ojeda Alemán.

El aparato cayó al mar sobre las 15.05 horas del jueves pasado cuando regresaba a Gran Canaria de participar en unas maniobras de entrenamiento en Senegal, tras haber hecho escala en Mauritania.

El peso de la búsqueda bajo el agua lo llevó hasta anoche un equipo de 20 buzos de la Armada, con el apoyo de dos robots submarinos de un barco noruego que trabajaba para el Ministerio de Fomento desde hace meses al sur de Gran Canaria para completar el sellado de las fugas del pesquero ruso hundido “Oleg Nayenov”.

Los trabajos recibieron anoche el refuerzo de dos cazaminas, el “Turia” y el “Segura”, que han barrido constantemente con sus equipos de sónar los fondos marinos en una franja de 24 kilómetros de largo por 20 de ancho delimitada a partir de las coordenadas que transmitió el helicóptero cuando cayó al mar.

El juez togado territorial de Las Palmas, encargado de las investigaciones, ha levantado el secreto de sumario.