La filial de telecomunicaciones de El Corte Inglés ha sido incapaz de adaptarse al cambio en el panorama competitivo. En los últimos dos años ha perdido cerca del 60% de sus tiendas y la capacidad de generar beneficio.

En los últimos resultados disponibles en el registro mercantil, que contemplan el periodo comprendido hasta febrero de 2014, la compañía marcaba un descenso de más del 11%,  hasta los 150,9 millones de euros, con una reducción tanto en ventas como en prestación de servicios. El beneficio neto pasó de poco más de dos millones de euros a apenas 140.000.

Esto se debe, en parte, a que la compañía lleva años desnortada. De nada le ha servido una de sus principales características: ser multioperador cuando nadie más lo era. Y la situación se le complicó aún más cuando The Phone House, con una red cinco veces mayor, comenzó también a comercializar los productos de Movistar.

Los objetivos de 2014 no se cumplieron y, según fuentes próximas a la compañía, el ejercicio que concluyó en febrero de este año se saldó con pérdidas. Que, por cierto, no aparecían reflejadas en la información financiera ofrecida por la matriz, al venir agrupados los resultados de Telecor con los de Informática El Corte Inglés e Investrónica.

Desde los operadores apuntan a que las apuestas del director general de la empresa, Carlos Morell, como el foco en la impresión en 3D, internet de las cosas y control de la gestión energéticas, no han ayudado a compensar la caída en el negocio principal del grupo: la venta de dispositivos y líneas móviles.

El cierre de tiendas ha sido una constante durante todo el año. En el informe de gestión correspondiente al ejercicio fiscal que se cerró el 28 de febrero de 2014, había 149 tiendas abiertas en España, frente a las 173 registradas en el mismo periodo del ejercicio anterior, y las 250 que sumaba la compañía a principios de 2012, entre tiendas propias y las situadas en oficinas de Correos. Esas 250 habían venido siendo, más o menos, una constante en años anteriores.

Pues bien, al cierre de este artículo, Telecor contaba ya sólo con unas 90 tiendas, y se enfrenta a un segundo año consecutivo en pérdidas.

La compañía está fiando buena parte de su futuro a una iniciativa consistente en sustituir los puntos de El Corte Inglés que explotan las operadoras y sustituirlos por puntos Telecor. Una iniciativa piloto que ya se había probado en varios centros en provincias más pequeñas y que recientemente se ha implantado en Madrid en los centros de Sanchinarro y Princesa.