El líder de Podemos se despidió ayer de la política comunitaria para centrarse en la campaña de las generales. Ha sido uno de los eurodiputados españoles más activos estos 16 meses y también de los más abstencionistas en las sesiones plenarias.

No era de los que iba a todos los plenos pero sí de los que más iniciativas cursaba. Pablo Iglesias renunció ayer a su escaño en el Parlamento Europeo, 16 meses después de tomar posesión, y dejó un balance de 321 intervenciones en sesiones plenarias, 350 preguntas parlamentarias realizadas y 72% de asistencia a plenos. Este último es sin duda el borrón de su expediente, pues solo dos diputados españoles le superan en abstencionismo: Santiago Fisas (PP) y Ángela Vallina (IU), que faltaron al 30% y al 29% de las sesiones, respectivamente.

Todos los datos están recogidos en la web www.mepranking.eu, que archiva la actividad de los 751 miembros de la Eurocámara, la clasifica según su naturaleza y establece los correspondientes ránkings. La última actualización se hizo el sábado. De los 54 diputados que España tiene en la institución, Iglesias ha sido esta legislatura el que más preguntas ha tramitado y el octavo que más ha intervenido en sesión plenaria. Para Podemos, este bagaje “confirma la importante actividad parlamentaria” de su candidato a La Moncloa. Así lo enfatizó el partido morado en un informe difundido ayer, donde citan a mepranking para subrayar que Iglesias fue el segundo eurodiputado español más activo en septiembre y para establecer comparativas con los portavoces de PP, PSOE y Ciudadanos.

Ernest Maragall es el único parlamentario español que ha estado presente en el 100% de las sesiones

Lo que no recoge el documento es el balance de asistencias a plenos de Iglesias. De las 70 sesiones celebradas esta legislatura, el líder de Podemos ha acudido a 51 y se ha ausentado de 19, aunque ha participado en el 93% de las votaciones. Del resto de portavoces, encabeza el ranking de asistencia el popular Esteban González Pons (95%), seguido de la magenta Maite Pagazaurtundúa (94%) y de Josep María Terricabras (94%), que fue cabeza de cartel de ERC. Ernest Maragall, de Nova Esquerra Catalana, es el único parlamentario español que ha estado presente en todas las sesiones.

El alto porcentaje de absentismo de Iglesias -en asistencia es el 22º peor diputado de toda la Eurocámara- se explica por el hecho de haber compatibilizado el puesto con la responsabilidad orgánica en Podemos, que le hizo, por ejemplo, anteponer la presencia en actos de campaña del 27-S o de las autonómicas de mayo a la asistencia a plenos europeos. Además, ha seguido presentando el espacio Otra vuelta de tuerka y desde julio es también el candidato morado a las generales, lo que le ha colapsado la agenda hasta el punto de reconocer en público cierta fatiga, que ahora trata de aliviar con el abandono del escaño.

El líder de Podemos se despidió del Parlamento Europeo espetando a los grupos mayoritarios que vuelve a la política nacional “para que no haya, para que no siga habiendo en España, gente como ustedes en el Gobierno”. Después de eso, en la rueda de prensa que ofreció para explicar su marcha, Iglesias remarcó que la Cámara comunitaria ha sido la “universidad” en la que se ha curtido y se dijo listo para ejercer el poder desde el Palacio de la Moncloa: “Nosotros salimos convencidos de que vamos a ganar” las generales.

La Eurocámara, su “universidad”

Ciertamente, el ya exeurodiputado ha dejado muestras en estos meses de sus prioridades políticas. Aunque la actividad se ha visto condicionada por su pertenencia a las comisiones de exteriores y derechos humanos, que han absorbido gran parte de su esfuerzo, Iglesias ha dedicado amplios espacios a “la lucha contra la austeridad como regla de oro en la UE”, “denunciar la corrupción política” o combatir “la desigualdad”, como señala el citado informe de Podemos.

Albiol (IU) es la portavoz española que más veces ha intervenido en plenos

Entre su trabajo destacan iniciativas contra las políticas de la Troika, la denuncia del comportamiento de Rodrigo Rato o la crítica a las torturas de la CIA que reveló un informe del Senado de Estados Unidos. Sus 321 intervenciones en pleno superan con creces las de otros portavoces españoles: 117 acumula la socialista Iratxe García -su predecesora, Elena Valenciano, lleva 115-; 63 Pagazaurtundúa, de UPyD; 35 el popular González Pons; y 23 Javier Nart, de Ciudadanos. Por encima de todos ellos aparece Marina Albiol (IU), con 439.

Además, Iglesias ha realizado en este tiempo otras actividades, como la organización de una clase para 40 estudiantes de la Complutense en la sede del Parlamento europeo o la recepción de visitas de los trabajadores de Coca-Cola y de AUME. A todo eso se añade la labor en las comisiones parlamentarias y las 350 preguntas firmadas o cofirmadas. En esas cuestiones se ha tocado una amplia variedad de temas, desde la lucha contra el fraude fiscal a la valla de la frontera entre Hungría y Serbia, pasando por la presunta corrupción en la FIFA. También ha apoyado 37 propuestas de resolución en los plenarios.

“Nosotros trabajamos más que nadie en el Parlamento Europeo, más que nadie en el Senado, más que nadie en las Cámaras autonómicas”, defendió Iglesias ayer en La Sexta, donde aseguró ser el sexto eurodiputado español que más actividad acredita. El dato, también recogido en el informe de Podemos, sale de nuevo de mepranking, aunque cae en el error de no contar con los parlamentarios catalanes, que en esa web figuran aparte del resto de españoles. En realidad, el politólogo es el octavo en la escala de actividad, por detrás de José Blanco (PSOE), Izaskun Bilbao (PNV), Paloma López (IU), Marina Albiol (IU), Ernest Urtasun (ICV), Beatriz Becerra (UPyD) y Ramon Tremosa (CDC).

En menos de año y medio, han renunciado cuatro eurodiputados de Podemos, además de Arias Cañete, Sosa Wagner y Willy Meyer

Su renuncia al escaño es la cuarta de un miembro de Podemos en menos de año y medio. De los cinco electos en mayo de 2014 ya solo queda en la Eurocámara Lola Sánchez. El exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo fue el primero en dejarlo, dos meses después de los comicios. Teresa Rodríguez y Pablo Echenique lo hicieron a comienzos de este año, para poder presentarse a las autonómicas de Andalucía y Aragón, respectivamente. Tania González, Miguel Urbán y Estefanía Torres fueron los encargados de sustituirlos. A Iglesias lo relevará Xabier Benito, que con 25 años se convertirá en el miembro más joven del Parlamento. 

Además de estos cuatro cargos de la formación morada, han renunciado a su acta los que fueran cabezas de cartel de PP, UPyD e IU. Miguel Arias Cañete lo hizo tras ser elegido comisario de Energía; Francisco Sosa Wagner tras rechazar la dirección de su partido un pacto con Ciudadanos; y Willy Meyer ni siquiera tomó posesión, al trascender que era beneficiario de un fondo de pensiones que gestionaba una sicav en Luxemburgo.