ICEA y Altran España han presentado hoy el informe “La eficiencia TI en el sector asegurador”, en el que se analizan los datos más relevantes en esta materia y las claves principales para mejorar la eficiencia en los servicios de la Tecnología de la Información de las compañías aseguradoras de España.

El estudio pretende facilitar una valoración más objetiva de la eficiencia alcanzada en las compañías desde el área de Tecnología, y para ello, ICEA ha desarrollado un modelo que analiza los distintos aspectos que influyen en la eficiencia, y qué características tienen en común las entidades que presentan una mayor eficiencia.

Para su realización se han tenido en cuenta dos medidas principales de eficiencia: la productividad del personal de TI, y el gasto de TI de la compañía sobre los ingresos obtenidos, calculando el dato de cada compañía bajo el supuesto de que su mix de negocio ahorro/riesgo fuera igual que el del conjunto del sector.

El informe extrae conclusiones muy significativas de cara a plantear medidas que permitan mejorar la eficiencia dentro del sector asegurador español. Algunas de las más destacadas son:

Negocio

  • Las entidades especialistas en seguros no vida presentan ratios de eficiencia en costes de TI inferiores a la media del sector. Por el contrario, las entidades especialistas en seguros personales, con un peso importante del negocio de ahorro, muestran ratios más eficientes.
  • En cuanto a las entidades multi-ramo, hay que destacar que, aquellas con una presencia internacional, optimizan la eficiencia de TI.

Tamaño

  • El tamaño de las compañías mejora la eficiencia si está combinada con el modelo de negocio y una correcta integración de los sistemas
  • El crecimiento inorgánico del negocio de manera desordenada produce ineficiencia en los sistemas.

Departamento TI

  • Disponer de una figura que represente al departamento de TI en el Comité de Dirección, tener dependencia directa de la Dirección General o la forma en la que se organiza el Departamento, no muestra relación con la eficiencia del mismo.
  • Cuando el Departamento de TI está sobredimensionado, no sólo la eficiencia del mismo es menor sino que, en general, la productividad de la compañía en su conjunto es menor.

El estudio, presentado esta mañana en la sede de ICEA, ha contado con la intervención de Antonio Martín, director del Área de Estudios y TI de ICEA, y Ramón Antelo, director de la Solución LifeCycle Experience de Altran España.

Antonio Martín, encargado de presentar el estudio, ha destacado que “la economía vive en 2015 un año de recuperación, se estima que el PIB crecerá un 3% y el seguro crecerá de forma sensible por primera vez en los últimos años. Puesto que buena parte de los gastos del sector son fijos, los crecimientos esperados, hacen que la eficiencia, medida como gastos a primas, mejore de forma notable tras 8 años de caídas; hasta aquí las buenas noticias. En el otro extremo nos encontramos frente una transformación lenta pero inexorable del sector, en la que el estrechamiento de márgenes que se vive desde hace unos años no hace más que acelerar las cosas. En este contexto la tecnología se ha convertido en un aliado imprescindible, y aunque el apoyo de todas las áreas de negocio es importante, el entorno hacia el que está evolucionando el sector asegurador es más tecnológico que nunca y, las implicaciones que tiene adoptar las medidas acertadas en relación con los competidores de cada entidad, tienen una traducción mucho más inmediata en sus cuentas de resultados”.

Por su parte, Ramón Antelo, que ha centrado su charla sobre ‘Palancas de la eficiencia en los servicios de TI’, ha resaltado que “partiendo del doble reto de los departamentos de TI de entregar los proyectos a tiempo y con calidad, hacemos un recorrido de la situación actual y los problemas comunes a los que se enfrenta el sector, señalando los indicadores que pueden ayudar a mostrar los síntomas de las dificultades más acusadas en una compañía, que permiten acometer acciones de mejora. Tenemos en cuenta un sector que precisa de una gestión de la demanda bien definida debido a su alta variabilidad, fruto de la necesidad de dar respuesta a un mercado muy competitivo y las diferentes opciones que se barajan para mitigarla, con una gestión de la capacidad con características comunes, como es la frecuente  disparidad de tecnologías en un mismo departamento, que complica la polivalencia y merma la productividad de los equipos, con un reto importante de conjugar el trabajo del personal interno con factorías de software, atendiendo el reto de conservar el conocimiento”.