El pasado 15 de octubre, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, anunció la intención de la compañía de incrementar su participación en Gas Natural Fenosa, una participación que calificó de “estratégica” y que, aseguró, no estaba incluida en el plan de desinversiones de la empresa. No obstante, fuentes de la empresa gasista han expresado su recelo ante esta ampliación y ante la posible fusión.

Tal como recuerda este martes el diario económico Expansión, cualquier fórmula de integración entre los dos grupos tendría que contar con el visto bueno del Grupo La Caixa, primer accionista de Gas Natural con el 34 por ciento. Repsol cuenta con el 30 por ciento, y entre ambas entidades existe un pacto de control conjunto de Gas Natural que se rompería en el momento en que entre las dos no lograsen superar el 50 por ciento del capital o que alguna de ellas bajase del 15 por ciento.

Fuentes próximas han asegurado al rotativo que Gas Natural Fenosa ve con recelo el deseo de Repsol de buscar más negocios conjuntos y rechazaría, a priori, cualquier posible fusión o proyecto de integración con la petrolera, aun admitiendo que la entrada de Repsol en el capital ha proporcionado ventajas a la gasista y le ha servido, al igual que La Caixa, de escudo ante accionistas no deseados.

Según Expansión, Repsol ha encargado a bancos de negocios el análisis de una posible integración de Gas Natural, integración que se ha convertido en un tema recurrente del sector energético desde 2004, cuando Antonio Brufau dejó la presidencia de Gas Natural para asumir la de Repsol, en la que continúa.

En 2009, Brufau ya se planteó un primer intento de fusión que no cuajó a causa de las discrepancias sobre la ubicación de la sede del grupo: Madrid, sede de Repsol, o Barcelona, sede de Gas Natural. Este asunto, recuerda el diario, se presenta mucho más espinoso en la actualidad a causa del auge del soberanismo en Cataluña.

En todo caso, cualquier acuerdo debe pasar por la aprobación de La Caixa, cuyo presidente, Isidro Fainé, es vicepresidente de Repsol y miembro del consejo de Gas Natural, junto al mismo Brufau.