Los españoles perdieron en 2014 una media de 17 horas en atascos, un dato que nos permite afirmar que pasamos gran parte de nuestras vidas en el coche. Por este motivo, tener opciones de entretenimiento y la posibilidad de realizar otras actividades mientras conducimos puede mejorar sustancialmente la experiencia de conducción del usuario.

Sin embargo, también hay que señalar que además de esa oferta de entretenimiento y la optimización del tiempo debemos respetar las normas de tráfico, así como garantizar la mayor seguridad posible.

Hablar con una máquina, dialogar de forma que nos comprendiera, respondiera e hiciera lo que le pedíamos era, hasta hace poco, una situLación que tan solo podía darse en las películas de ciencia ficción. Hoy en día, con la tecnología biométrica es posible, permitiéndonos interactuar de forma natural y personal con coches inteligentes en nuestra vida cotidiana. Esto se traduce en beneficios que llegan de la mano de la última tecnología de voz en los coches conectados:

  1. Personalización: Gracias a la tecnología biométrica de voz, con solo decir unas palabras al entrar en nuestro automóvil, el dispositivo nos reconoce y adapta todo a nuestras necesidades y gustos: el asiento y los espejos se ajustan a nuestra medida, la temperatura se fija a la que solemos tener en el coche, se sintonizan las noticias que escuchamos con más frecuencia, y los destinos favoritos y las rutas anteriores se cargan en el GPS. Esta adaptación también se aplica a los demás pasajeros. Por ejemplo, si los niños en el asiento trasero quieren ver una película, solo tienen que decirlo en voz alta y el asistente reconocerá sus voces y les pondrá películas adaptadas para ellos.
  2. Simplicidad: El reconocimiento de voz hace más sencilla y accesible la tecnología para todos. Los interfaces y los menús complejos y llenos de botones ya no suponen un impedimento y podemos conseguir lo que queremos de una forma mucho más intuitiva, simplemente empleando la voz y con un lenguaje natural.
  3. Conectividad: Tener que conducir ya no significa que tengas que desconectar del mundo. Gracias a las nuevas tecnologías, puedes seguir tus conversaciones pendientes, repasar las últimas noticias de tus contactos en las redes sociales, actualizar tu estado, consultar el parte meteorológico, buscar un lugar en el que cenar o contestar emails mientras conduces, cumpliendo todas las normas de seguridad vial.
  4. Más posibilidades de entretenimiento: No solo podemos seguir conversando con nuestros amigos y familiares para pasar el rato mientras estamos inmersos en el tráfico, también tenemos la posibilidad de escuchar música o ponernos al día de las últimas noticias accediendo a nuestra biblioteca de canciones o a las webs de medios de comunicación, tan solo empleando nuestra voz.
  5. Seguridad: Quizás la principal ventaja de estas plataformas es poder controlar todo el automóvil y acceder a toda la información que necesitamos con seguridad, sin apartar los ojos de la carretera ni las manos del volante. La seguridad también se extiende a la protección de tus datos personales. Solo con tu voz se puede acceder a ellos, pudiendo prestar tu coche a terceros sin miedo a que vean información íntima.

“Cada día los coches están más conectados y los conductores esperan experiencias  más naturales cuando utilizan las aplicaciones y buscan los servicios que necesitan”, afirma Fátima Vital, directora de marketing de la división Automotive de Nuance.