Documentos internos de la compañía a los que ha tenido acceso SABEMOS muestran cómo la aerolínea del grupo Globalia diseñó un sistema de intercambio de facturas con otras compañías para cobrar del Ministerio de Fomento ayudas públicas. Se utilizaban billetes con descuentos promocionales o incluso gratuitos en vuelos de Canarias y Baleares, pero al Gobierno se le informaba de un precio mayor para cobrar la mitad de la tarifa con cargo a fondos públicos.

Air Europa está en el punto de mira de la Audiencia Nacional, de la Fiscalía, de la Policía Nacional y del Ministerio de Fomento. Tras meses de investigaciones, el fiscal denunció la pasada semana ante la Audiencia Nacional a la aerolínea del Grupo Globalia por un presunto fraude en el cobro del denominado descuento aéreo, un sistema de subvenciones a través del que la Dirección General de Aviación Civil paga la mitad del importe de los billetes aéreos de los ciudadanos que residen en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla.

Air Europa está siendo investigada por la presunta creación de un sistema para poder cobrar esa subvención pública del 50% de la tarifa aplicándola a billetes que no podían acogerse a ella o por cuantías mayores a las correctas. Las compañías sólo pueden aplicar el descuento en los billetes con tarifas públicas –registradas en Aviación Civil-, pero Air Europa podría haber estado reclamando el pago de la subvención al Ministerio de Fomento para billetes con descuentos promocionales o incluso gratuitos, según se recoge en documentos internos de la propia compañía a los que ha tenido acceso SABEMOS en exclusiva.

En esa documentación directivos del grupo describen de manera detallada la fórmula diseñada para enmascarar las presuntas irregularidades y que habría estado en funcionamiento al menos desde 2008. Según estos documentos, Air Europa utilizaba para ello los acuerdos promocionales con diferentes asociaciones y empresas a los que aplicaba descuentos en el precio de sus billetes (o incluso a los que regalaba enteramente los billetes). La aerolínea pactaba con estos colectivos la manera de efectuar un pago por el importe de una tarifa completa para embolsarse la subvención de Fomento y, posteriormente, Air Europa compensaba al comprador con un pago por la misma cantidad que éste había abonado. En los escritos no se identifican a las empresas o entidades con que se habían alcanzado estos acuerdos.

Fuentes del grupo Globalia, matriz de Air Europa, consultadas -insistentemente- por SABEMOS en los últimos días han preferido no hacer ningún comentario sobre esta documentación ni sobre el sistema de intercambio de facturas que revela.

Facturas para compensar el pago del billete

Los directivos de Globalia explican en estos documentos internos que los compradores realizaban el pago de la mitad de una tarifa normal no promocional (porque la otra mitad la abonaba el propio Ministerio de Fomento). Y posteriormente Air Europa devolvía a estas asociaciones y empresas ese precio abonado por el billete a través de facturas en concepto de publicidad, de otros tipos de servicios o de diferentes fórmulas de intercambio.

Una factura (la que emitía Air Europa por la venta del billete) compensaba la otra (la de servicios de publicidad para las otras empresas) por exactamente el mismo importe. Al comprador del billete le seguía saliendo el vuelo a coste cero, pero Air Europa se embolsaría así el 50% del importe a través de la subvención pública. Un sistema que se utilizaba, según se apunta en los documentos explícitamente, sólo para poder cobrar las ayudas públicas del Gobierno. El Ministerio de Fomento únicamente paga la mitad del importe que efectivamente paga el cliente, así que si el vuelo está sujeto a una promoción que implica su entrega gratuita, el Gobierno no abonaría nada.

A lo largo de la documentación, los directivos de Air Europa explican que estas facturas buscaban justificar pagos “de manera ficticia” o incluso describen el intercambio de facturas como un “paripé” como vía para poder cobrar el descuento aéreo que abona el Ministerio de Fomento. E incluso se apunta que Aviación Civil estaba realizando su labor de control con mayor rigurosidad como consecuencia de múltiples casos de fraude cometidos tanto por compañías aéreas como por agencias de viajes.

En la Audiencia Nacional

El juez Eloy Velasco, titular del juzgado número 6 de la Audiencia Nacional, tiene que decidir ahora si abre una causa formal tras recibir la denuncia del fiscal. La Fiscalía ha estado dirigiendo durante los últimos meses la investigación desarrollada por la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional para determinar si Air Europa ha estado durante los últimos años cobrando de Fomento subvenciones indebidas a través del descuento aéreo para los residentes en territorios extrapeninsulares.

El propio juez Velasco ya estudio estos mismos hechos el año pasado. Entonces el magistrado decidió archivar la causa promovida por una denuncia presentada por la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) porque consideró que debía haberse interpuesto la demanda en juzgados regionales.

La CEAV continuó con su denuncia y la presentó ante la Fiscalía de Las Palmas de Gran Canaria, quien elevó el caso a la Audiencia de Madrid por tratarse de un posible delito que afectaba a las arcas de la Administración General del Estado. Y la Audiencia de Madrid finalmente decidió remitir de nuevo la denuncia a la Audiencia Nacional. Desde hace casi un año, la Fiscalía de la Audiencia ha estado investigando el presunto fraude.

¿Un fraude millonario?

Aunque no existe una estimación oficial del importe de ayudas que Air Europa podría haber cobrado de manera indebida, los investigadores de la UDEF lo cifrarían de manera oficiosa en 30 millones de euros, según ha publicado El Confidencial. No obstante, el presidente de la CEAV, Rafael Gallego, llegó a cifrar en 80 millones de euros el importe ingresado por Globalia, en declaraciones al diario canario La Provincia.

En paralelo, el Ministerio de Fomento mantiene abierto desde hace más de dos años su propio expediente sobre el posible uso irregular del descuento aéreo que cobran los residentes de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla, y tendría bajo investigación la actividad en este campo de todas las compañías que operan vuelos entre estos destinos y la Península. El Ministerio de Fomento justifica que no haya resuelto aún la investigación, pese al largo tiempo transcurrido desde su inicio, en que ha supuesto analizar uno a uno casi seis millones de billetes a los que se ha aplicado el descuento aéreo en los últimos años.

 

Imagen: Flickr | Jumbero