El partido de Pablo Iglesias aprueba hoy su estrategia de cara a las generales y presentará en unos días el equipo de campaña. Difundirá sus propuestas y listas con cuentagotas para marcar la agenda y recuperar la iniciativa. Los concejales de Carmena tendrán libertad para apoyar a la formación morada o a la candidatura de Alberto Garzón.

Podemos pasa página. Tras un tiempo de convulsión, en el que todo ha salido del revés, el partido de Pablo Iglesias ha decidido acelerar su estrategia electoral y lanzar la campaña de las generales desde esta misma semana. El objetivo es tratar de recuperar la iniciativa y dejar de comunicar de forma reactiva, que ha sido la tónica en estos días en que se han sucedido declaraciones desafortunadas sobre el cansancio del líder, un debate perdido frente a Albert Rivera y encuestas pésimas para Podemos. El último de estos estudios, recogido ayer en Público, daba a Iglesias 39 escaños, por 120 del PP, 94 del PSOE y 59 de Ciudadanos. Resultado que de ratificarse en diciembre sería muy decepcionante para el partido que hace un año prometió asaltar los cielos y que a día de hoy insiste en que sale “a ganar”.

El convencimiento que tiene Podemos es que está todo por decidir y que, a dos meses de los comicios, dependerá de ellos darle la vuelta a la tendencia actual. El subidón de Rivera tiene mucho de suflé, afirman fuentes de la dirección, como consecuencia de las elecciones catalanas y de la visibilidad y atención que desde entonces está teniendo la formación naranja. Para combatir ese ‘efecto Ciudadanos’, la dirección de Iglesias presentará hoy ante el consejo ciudadano estatal -máximo órgano entre asambleas de Podemos- un informe con las líneas claves de la campaña y la hoja de ruta a seguir en las próximas ocho semanas.

“Suceda lo que suceda [el 20-D] ya todo el mundo sabe que este país es distinto”, proclama Errejón

“Vamos a hacer el análisis de la fase en la que estamos y a ver qué tipo de propuestas haremos para encarar la campaña electoral para la que hemos nacido, la de unas elecciones en las que suceda lo que suceda ya todo el mundo sabe que este país es distinto y va a cambiar”, aseguró ayer el número dos del partido, Íñigo Errejón, tras participar en la entrega de los Premios Impulsa. Después de ese análisis, se convocará a la prensa la semana que viene, seguramente el miércoles, para presentar el comité de campaña. Al frente del mismo estará el propio Errejón, que ya dirigió también la actividad electoral de las europeas de 2014, de las autonómicas de mayo de este año y de las catalanas del pasado 27-S.

Su equipo estará formado por el núcleo duro del partido, informan fuentes de Podemos, ya que “cuando se tiene el talento dentro, no hay que buscarlo fuera”. Un papel muy importante jugará Carolina Bescansa, responsable del programa electoral y del análisis político y social, y está por definirse el encaje de Juan Carlos Monedero, a quien Iglesias quiere muy implicado en la movilización de las bases de aquí al 20-D.

“Desgranar” las propuestas

Algo que sí cambiará respecto a las elecciones autonómicas es la forma de difundir las propuestas y las listas definitivas. La presentación oficial del programa se hará la primera semana de noviembre, pero antes habrá sido detallado parte de su contenido para tratar de marcar la agenda en las jornadas previas. Las últimas declaraciones de la cúpula y algunos puntos ya anunciados evidencian una vuelta a las esencias para recuperar apoyos perdidos.

“En mayo nos equivocamos dando todo a la vez, es algo que hemos visto luego que fue un error porque se quemó la munición en un día”, indican desde la dirección de Podemos. El propio Errejón confirmó este punto: “Tanto las nuevas incorporaciones y fichajes como las nuevas propuestas se irán conociendo próximamente”, se irán “desgranando” hasta que en dos semanas se haga la presentación definitiva.

El fichaje de la jueza Rosell para las listas confirma la apuesta del partido por el ‘perfil Carmena’

Una de esas incorporaciones de última hora es Victoria Rosell, jueza canaria que encabezará la candidatura por Las Palmas. El fichaje fue anunciado por Iglesias ayer en Onda Cero y viene a compensar la negativa dada por Joaquim Bosch, también jurista y también portavoz de la asociación progresista Jueces para la Democracia, que rechazó ir en las listas de Podemos. El partido comprobó con Manuela Carmena cómo ese perfil funciona y estaba decidido a explotarlo en las generales, donde también contará con el concurso del exvocal del CGPJ José Manuel Gómez Benítez.

El candidato a La Moncloa, por su parte, dejará “pronto” su escaño en el Parlamento europeo para centrarse en la campaña. “Estoy con muchísimas ganas, con muchísima fuerza”, recalcó ayer en la citada entrevista radiofónica, donde de nuevo tuvo que despejar las dudas sobre el cansancio que él mismo reconoció tener a consecuencia de su actividad política: “Es verdad que nosotros nos dejamos la piel y eso se nota. (…) El objetivo es ganar las elecciones generales y formar Gobierno en España y habrá que reorganizar las tareas y las cosas, pero con muchísimas ganas y muchísima alegría”. Esa reorganización implica abandonar de forma inminente la Eurocámara y ponerse a trabajar codo con codo con Errejón porque “ahora hay que estar al 100% en el trabajo de campaña electoral”.

Y ese trabajo habrá de hacerse al alimón con otros actores políticos en las autonomías donde logren cerrarse alianzas. Compromís toma hoy la decisión definitiva en Valencia, mientras se despeja el camino con las mareas gallegas y para una amplia confluencia en Cataluña. Podemos ha cedido y permitirá que formen grupo propio en el Congreso cada una de esas candidaturas territoriales, lo que menguará su computación de apoyos global y propiciará cierta polifonía a la que Errejón dice no temer: “Nosotros no tenemos problema con que haya polifonía, hemos dicho que somos una fuerza política plurinacional, que nos parece la forma más responsable de unir España, reconociendo la diversidad de los diferentes territorios y naciones y queremos también que eso tenga un reflejo institucional”.

La implicación de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha sido una gran noticia para Iglesias, después de que en las elecciones catalanas acusara mucho no contar con ese apoyo. A cambio, cederá todo el protagonismo a la plataforma Barcelona en Comú, empezando por el cabeza de cartel, que con toda probabilidad será el historiador Xavier Domenech. Quien no hará campaña por Podemos será la regidora madrileña, Manuela Carmena, aunque sus concejales tendrán libertad para apoyar a Iglesias o a Alberto Garzón, tal y como ayer confirmó su equipo a este diario.