FCC y Bankia han vendido el 100% de las acciones de Globalvía a los fondos USS, OPTrust y PGGM, actuales tenedores del bono convertible de 750 millones de euros, por un importe que podría alcanzar los 420 millones de euros.

Ya el pasado mes de agosto los fondos manifestaron su intención de ejercer su derecho de compra de Globalvía, después de que los dos accionistas de la compañía acordaran en julio su venta al fondo soberano de Malasia. El actual precio de la transacción es idéntico al que alcanzaron previamente FCC y Bankia, las propietarias de la concesionaria al 50% .

Con esta operación, FCC cierra el proceso de venta de activos no estratégicos incluido en el plan de saneamiento y reestructuración que lanzó en 2013 y que ha culminado a comienzos de este año.

Por otro lado, Bankia podrá ingresar hasta 210 millones dando un paso más en el plan de desinversión de su cartera de participaciones industriales. En un comunicado la entidad ha indicado que esta transacción será “positiva” para el banco en términos de liquidez y capital.

Pago a plazos

El pago de la operación se ha estructurado en dos partes. Así se realizará un pago inicial de 166 millones de euros en el momento en que se formalice la transmisión de las acciones, y uno segundo abono diferido en el primer semestre de 2017.

Este segundo pago podrá alcanzar los 254 millones de euros dependiendo de la valoración de la Globalvía en el momento en que los bonos se conviertan en acciones.

El acuerdo de compraventa suscrito este viernes con los fondos bonistas de Globalvía ha quedado no obstante condicionado a la obtención de las autorizaciones de las entidades concedentes de las concesiones que gestiona el grupo.

Globalvía, constituida por la entonces Caja Madrid y por FCC en 2007, cuenta con una cartera de 22 autopistas repartidas por España, Portugal, Irlanda, México, Costa Rica y Chile, varias líneas de metro y tranvía en España, el aeropuerto de Santiago de Chile, dos hospitales, dos puertos comerciales y otros dos deportivos.