Al menos 42 personas han fallecido este viernes como consecuencia de la colisión frontal entre un camión y un autobús en el que viajaban jubilados en una carretera próxima a Libourne, en el suroeste de Francia. Se trata del peor accidente en Francia desde 1982.

El accidente se produjo en la localidad de Puisseguin, en el departamento de Gironde, después de que uno de los vehículos se saliera de carril y el otro no pudiera evitar la colisión. 

Los dos vehículos se incendiaron de inmediato durante el choque frontal. Algunos pasajeros consiguieron salir del vehículo en llamas.

La mayoría de las víctimas mortales eran personas de avanzada edad que participaban en una excursión a las Landas. Según la prefectura de Gironde, citada por la cadena de televisión RFI, cuarenta y uno de los fallecidos eran pasajeros del autobús y el otro era el camionero. Cuatro personas han resultado gravemente heridas, una sufre heridas leves y tres han salido indemnes del accidente.

 

 

El presidente francés, François Hollande, de visita oficial en Atenas, ha informado de que el Gobierno “está movilizado totalmente por esta terrible tragedia”. El primer ministro, Manuel Valls, ha expresado su “compasión y apoyo” a las víctimas.

Por su parte, España ha expresado su “desolación” por el accidente y ha transmitido “sus más sinceras condolencias a los familiares de las víctimas y su cercanía con el pueblo y autoridades de Francia, a la vez que hace votos por el pronto restablecimiento de los heridos”.

Se trata del accidente de tráfico más grave en este país desde 1982, cuando la colisión de un autobús causó la muerte de 53 personas, entre ellas 44 niños, en una autopista próxima a Dijon, en Borgoña (este).

 

 

Imagen | https://twitter.com/euronews