Mundosenior cumple su amenaza e impugna la nueva adjudicación del programa de turismo social, que cede el lote más codiciado a su rival Mundiplan (la unión de Iberia, Gowaii, Alsa e IAG7). El recurso provocará un nuevo un retraso en el inicio del programa y pone en peligro la temporada invernal en los destinos afectados.

Globalia y Barceló han cumplido su amenaza y finalmente han presentado formalmente el recurso contra la nueva adjudicación del concurso de viajes del Imserso, según confirman a SABEMOS fuentes conocedoras del expediente.

Mundosenior -la alianza a través de la que ambos grupos optan al programa de viajes de pensionistas- ha presentado el recurso este viernes ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda. Hace una semana, ya había presentado en la misma instancia un escrito en el que informaba de su intención de impugnar, un requisito previo indispensable y que servía para activar el proceso, según adelantó en exclusiva SABEMOS. Las partes disponían de plazo hasta el próximo lunes para presentar sus recursos, pero Mundosenior no lo han agotado.

Globalia y Barceló no están dispuestos a aceptar la pérdida del control total de los viajes del Imserso que han mantenido durante más de dos décadas. Los dos grupos turísticos ultiman así la impugnación de la nueva adjudicación del programa, que cede el lote más codiciado a su rival Mundiplan (la unión de Iberia, Gowaii, Alsa e IAG7), lo que volvería a retrasar el inicio de los viajes de los pensionistas de este año.

La unión de Globalia y Barceló denuncian en su recurso que su rival Mundiplan no puede ser adjudicatario de ningún lote de los viajes para pensionistas porque dos de sus miembros (Iberia y Alsa) no cuentan con la licencia de agencia de viajes que exigiría el contrato. Fuentes conocedoras del expediente confirman a SABEMOS, en cambio, que el Imserso ya ratificó la idoneidad de la composición de los grupos en liza al inicio del proceso del concurso.

El programa de este año, en el aire

Con este recurso, el arranque de los viajes del Imserso de este año está en el aire. La impugnación de Globalia y Barceló retrasará el inicio del programa de turismo social para pensionistas… probablemente varios meses. Desde el Gobierno se trata de dar imagen de tranquilidad, pero más allá de la leve sensación que se busca transmitir todo se vuelven dudas. “El programa existe, tiene presupuesto y está aprobado y autorizado, sólo hay que adaptarlo a los inconvenientes”, dijo esta semana César Antón, director general del Imserso.

Va a haber programa pues, pero ni idea de cuándo comenzará. Porque adaptarlo a los inconvenientes significa acumular retraso sobre retraso. Y desde fuentes del Gobierno se insisten en que si fuera necesario se modificará el calendario de todos los viajes para mayores de 65 años, pero que el programa es necesario por su impacto en el sector turístico para salvar la temporada baja.

Las agencias de viajes -que no pueden iniciar la comercialización- y el sector hotelero – que no sabe si pueden contar con los casi millón de viajeros que el programa del Imserso les garantiza en temporada baja- están de los nervios y ven cómo el nuevo recurso les supone un parón en su actividad. Y a algunos hoteles incluso les empuja a echar el cierre hasta que arranque la temporada alta.

El Imserso, dependiente del Ministerio de Sanidad, ha intentado meter presión a Globalia y Barceló en los últimos días subrayando públicamente mediante un comunicado que, si no finalmente no hay recurso, los viajes podrían comenzar de manera inmediata. Pero ahora, nadie sabe con exactitud –tampoco el Imserso, tampoco el Gobierno- cuándo podría dar comienzo el programa. Y probablemente no será posible hasta diciembre o incluso principios de 2016.

Globalia y Barceló se quedan sin la bicoca del concurso

El Gobierno confirmó el 7 de octubre a las partes la adjudicación formal del megacontrato de los viajes del Imserso, valorado en 1.200 millones para los próximos cuatro años. El Ejecutivo tuvo que volver a evaluar parte de las ofertas presentadas para hacerse con el concurso, después de quedar anulada por un tribunal la anterior adjudicación por irregularidades en la valoración de las ofertas.

La nueva resolución corregía la anterior (que adjudicaba todo el programa a Mundosenior) y repartía entre los dos grupos de empresas la gestión de los viajes de pensionistas para los próximos años. La nueva adjudicación contempla que Globalia y Barceló mantengan la explotación de dos de los tres lotes del concurso, las que comprenden los viajes a las costas españoles y a los destinos de interior. Mientras que Mundiplan gestionará el lote más codiciado, el de los viajes a Baleares y Canarias.

El lote de los viajes de los pensionistas a las islas es el que concentra la mayor parte de los vuelos previstos (alrededor del 70% de todo el negocio aéreo), y es el que se disputaban con más ahínco los dos contrincantes, al garantizar centenares de miles de plazas de avión en temporada baja. Y es que el negocio del trasporte de los viajeros es una de las grandes bicocas del concurso. En Mundiplan está integrada Iberia, y en Mundosenior participa Globalia, que es el grupo matriz de la otra gran aerolínea española, Air Europa.