Las Cortes echan esta semana el cierre a la legislatura, lo que supone la despedida de la política para Rosa Díez, Cayo Lara, Emilio Olabarria o Vicente Martínez-Pujalte. La nueva Cámara Baja estará previsiblemente más fraccionada, con la irrupción de Ciudadanos y Podemos.

La legislatura ha entrado en el tiempo de descuento. El Congreso de los Diputados agota esta semana su actividad ordinaria, antes de disolverse a la espera de que el 20 de diciembre los ciudadanos elijan a sus nuevos representantes. En las listas electorales no estará un puñado de históricos diputados que estos días ponen punto y final a su vida parlamentaria. La regeneración por la que ya han pasado la Corona y los carteles de partidos como PSOE, IU o UPyD llegará en breve también a las Cortes Generales.

Rosa Díez. La política vasca puso fin ayer a una trayectoria de casi tres décadas que ha incluido el paso por todas las administraciones. Con el PSOE fue concejala en Güenes (Vizcaya), apoderada en las Juntas Generales de Vizcaya, parlamentaria en la Cámara vasca, consejera autonómica de Comercio, Consumo y Turismo y europarlamentaria. Trató de ser también secretaria general, pero perdió la batalla interna ante Zapatero, con cuyas políticas fue muy crítica. El distanciamiento derivó en la creación de un nuevo partido, UPyD, con el que consiguió un escaño en el Congreso en 2008 y cinco en 2011. La irrupción de Ciudadanos, partido con quien Díez rechazó formar una alianza, le ha achicado el espacio electoral hasta comprometer la propia subsistencia de la formación. Andrés Herzog tomó en julio el relevo al frente de UPyD y será el candidato en las elecciones de diciembre.

Vicente Martínez-Pujalte. El diputado del PP llevaba desde 1994 ocupando un escaño en el Congreso, primero por la circunscripción de Valencia y desde 2008 por la de Murcia. Era uno de los más veteranos y de los más mediáticos y hace un mes que comunicó al Grupo Popular su decisión de no ir en las listas, cuando está a punto de cumplir 60 años. Doctor en Ciencias Económicas, Pujalte fue el primer diputado de la democracia en ser expulsado del hemiciclo, en mayo de 2006. Esta legislatura ha sido portavoz en la Comisión de Economía y noticia por los pagos que recibió de una constructora a cambio de asesoramientos hechos mientras era diputado, según publicó El País. El Congreso no detectó irregularidades en ello.

Cayo Lara. El coordinador de Izquierda Unida y candidato de dicha coalición en las elecciones de 2011 no repetirá, tras decidir hace un año dejar paso a las nuevas generaciones. Alberto Garzón será quien le sustituya, en una candidatura donde IU confluirá con otros partidos y actores de la izquierda. Lara asumió el control de la organización en diciembre de 2008, a los pocos meses de haber cosechado los peores resultados de su historia en unas generales. Tras obtener 11 escaños en 2011, ahora el reto es aguantar el empuje de Podemos y conservar el grupo parlamentario.

Trinidad Jiménez. La exministra de Sanidad y de Asuntos Exteriores fue la impulsora de la candidatura con que Zapatero ganó el congreso del PSOE en el año 2000. Hace unas semanas comunicó su voluntad de abandonar la primera línea, en coherencia con el difícil encaje que el zapaterismo tiene en la era Pedro Sánchez. Jiménez, que en 2003 fue candidata a la alcaldía de Madrid y en 2010 trató de serlo a la comunidad -perdió las primarias contra Tomás Gómez- se retira en un momento en que su partido afronta las elecciones convencido de recuperar el poder.

Emilio Olabarria. Este político del PNV ha sido diputado durante 21 años, repartidos en dos etapas: de 1986 a 2006 y de 2004 a 2015. Licenciado en Derecho y diplomado en Economía de Empresa, es profesor excedente de la Universidad de Deusto, además de Asesor del Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi. Olabarria es uno de los diputados que mejor relación tiene con miembros de otros grupos y de los más accesibles con la prensa. Se despidió del Congreso disculpándose por no haber respetado los limites de tiempo en muchas de sus intervenciones y alertando contra la “efebocracia” que parece venir aparejada a la irrupción de los nuevos partidos.

Juan Manuel Albendea. El diputado andaluz del PP ha sido el parlamentario de mayor edad esta legislatura y, a los 78 años, ha decidido que es momento de dejarlo. Por su longevidad le correspondió presidir la mesa de edad en la sesión constituyente de las Cortes, el 13 de diciembre de 2011, antes de que Jesús Posada fuera elegido como cabeza visible del Parlamento. Albendea ha estado 19 años en el escaño y en esta última legislatura ha presidido la Comisión de Cultura.

José Luis Centella. El secretario general del Partido Comunista no estará en las candidaturas del 20 de diciembre, tras rechazar presentarse a las primarias de Ahora en Común, donde se integrará Izquierda Unida. Centella fue elegido en 2011 diputado por Sevilla y antes, de 1993 a 2004, lo había sido por Málaga. Su paso atrás es para centrarse en “reconstruir la izquierda a partir del año que viene, con una perspectiva marxista y ciudadana”, declaró hace unos días a El País.

Julio Villarrubia. El diputado palentino, que lleva en las Cortes desde 1996, es uno de los afectados por la ‘limpia’ que Pedro Sánchez ha hecho en las listas del PSOE. Pese a que la militancia de su circunscripción apoyó que Villarrubia repitiera en la candidatura, Ferraz impuso un cambio que pone fin a la carrera política del jurista, de 58 años. “Si no se es sumiso, se es incómodo”, declaró el interesado tras conocer la decisión del aparato. Durante su larga trayectoria política, Villarrubia ha sido también concejal de Palencia (1987-1999) y líder del PSOE de Castilla y León (2012-2014).