Las operaciones Gürtel y Petrum revelan que el tres es el número preferido por los políticos corruptos.

El Partido Popular y Convergencia Democrática de Cataluña son los dos partidos que están en el punto de mira por sendas investigaciones sobre el cobro de comisiones ilegales en la adjudicación de obras y servicios y por presunta financiación ilegal. Las últimas noticias de las operaciones Gürtel y Petrum, investigaciones iniciadas en 2009 y 2014 respectivamente, revelan prácticas corruptas similares en ambos partidos y protagonizan las conversaciones más indignadas del día en Twitter.

Andreu Viloca, el tesorero de CDC, ha sido detenido junto a varios empresarios que presuntamente camuflaron como donaciones a CDC lo que eran sobornos para la concesión de obras públicas dentro de la operación Petrum (conocida como “Caso del 3%” por ser este el porcentaje habitual de las comisiones ilegales). Se da la circunstancia de que el tesorero del partido nacionalista lo es también de dos fundaciones afines al partido que recibieron más de 10 millones de euros de empresas adjudicatarias de obra pública. Los investigadores sospechan que ese dinero fue a parar, en realidad, a las arcas del partido.

Los diez detenidos ayer deberán declarar como imputados por los delitos de cohecho, prevaricación, financiación ilegal de partidos políticos, tráfico de influencias, alteración de precios en concursos o subastas públicas y blanqueo de capitales.

 

 

 

 

 

Por otro lado, el principal imputado en la trama Gürtel por delitos de cohecho, tráfico de influencias, blanqueo de capitales y fraude fiscal,Francisco Correa, confiesa en un documento cuál fue su papel en la trama de financiación irregular del Partido Popular y su relación con quien fuera el tesorero del partido durante más de veinte años: “Bárcenas me dijo que necesitaba un intermediario con los empresarios de obra civil” a los que, explica, cobraba entre un 2 y un 3%: “Se trataba de adjudicar obras a los empresarios a cambio de que abonaran un porcentaje que yo recaudaría en beneficio de Luis Bárcenas”.

El documento que revela la misma comisión del 3% a la hora de otorgar adjudicaciones fraudulentas fue escrito por Correa con la intención de rebajar la condena que le impuso la Fiscalía Anticorrupción, ya que incluye datos desconocidos por los investigadores que implican a importantes políticos y empresarios no imputados en el caso, explica El Diario, que ha publicado la confesión. Este documento ha tenido escasa cobertura mediática fuera del entorno digital y es algo que no pasa inadvertido para los usuarios de la red, que ven muchas coincidencias en ambos casos.

 

 

 

 

 

El caso es que tanta coincidencia corrupta abruma a la ciudadanía, que cada vez desconfía más de la vieja y avariciosa clase política.