La publicidad ha sabido adaptarse muy bien a Internet, sacándole un gran partido a la inmediatez, el bajo coste y el sencillo uso de las redes sociales para llevar a las pequeñas firmas a competir a la altura de las gigantes empresariales.

Hay quien defiende eso de que “si no está en Internet no existe”, y lo cierto es que con pocos recursos hoy en día cualquiera puede tener presencia online, sobre todo gracias a las redes sociales, que se han convertido en un gran imán de usuarios y en el mejor escaparate para las marcas. Pero, ¿qué beneficios tiene publicitarse en este tipo de plataformas?

Definición de la marca. En España la inserción de publicidad en Instagram lleva apenas un par de meses funcionando, una novedad que permite a las empresas crear anuncios cercanos y naturales para sus clientes o potenciales clientes. Desde Quadram Mobile Solutions, , consideran que esto “además de suponer un ahorro en la inversión destinada al diseño de contenido publicitario permite, también, definir un estilo propio que identifique la marca con un solo vistazo, motivando su reconocimiento por parte del posible cliente”.

Público objetivo ya segmentado. La característica más interesante que cualquier empresa puede encontrar en plataformas como Facebook o Instagram es que disponen de datos de más de 1.500 millones de usuarios lo que permite realizar una eficaz tarea de segmentación en función del lugar, edad, sexo, idioma, datos demográficos, intereses y comportamientos de cada uno de los miembros. De esta manera una determinada empresa tiene total seguridad de que su producto alcanzará en ambas redes sociales al target de su interés.

Fidelización de clientes. La posibilidad de interactuar con los usuarios y clientes es otra de las ventajas a tener en cuenta ya que, gracias a ella, las empresas pueden saber qué opinan de su marca, qué mejoras deberían hacer, qué no gusta al público y cuáles son los principales defectos o las virtudes más valoradas de su producto o servicio.

Facilidad de descargas. Si tu negocio es una app tus potenciales clientes de Instagram tienen más fácil descargársela ya que cada anuncio incluye un botón de ‘instalar’ que enlaza directamente con tu aplicación en cada app market. Mientras, si tu negocio es web el botón redirigirá al portal de la empresa sin necesidad de abandonar Instagram.

Más impactos por menos dinero. El coste es quizás el valor más interesante para las empresas que disponen de poco dinero para su promoción ya que permite controlar el presupuesto e invertir a demanda, así como activar o desactivar las campañas según creamos conveniente que sean visibles o no. Una notable diferencia con respecto a los elevados costes que conllevan las formas de publicidad convencional.

Las redes sociales suponen una revolución en el modelo tradicional de hacer publicidad debido a que los nuevos consumidores han dado el salto a Internet y apenas atienden a los anuncios convencionales. “El dinamismo de Facebook e Instagram han seducido a los segmentos de población con mayor interés para las empresas, convirtiéndose en las vallas publicitarias del siglo XXI. A partir de ahora, cualquier compañía va a tener que considerar seriamente incorporarse a las pantallas de millones de personas en todo el mundo”, explican desde Quadram.