En el año 2010 un 34% de los españoles consumía televisión y vídeo en streaming, un porcentaje que hoy se sitúa en el 53%, dejando constancia del crecimiento que esta teniendo la TV bajo demanda.

Estos datos los extraemos del último informe anual publicado por Ericsson ConsumerLab sobre TV y medios, que refleja los hábitos de consumo de televisión y vídeo de 680 millones de consumidores, 23 millones de ellos españoles.

Hoy pasamos casi 7 horas a la semana viendo programas más largos, más del doble que hace cuatro años. Para ser más exactos, un 94% de usuarios de Vídeo Bajo Demanda (VOD) se dan el “atracón televisivo” (ven varios episodios seguidos de una serie o programa) cada semana y un 51%, a diario.

Pero, a pesar de estas cifras, la TV tradicional sigue siendo la opción preferida para la mayoría de los espectadores: el 90% de las personas mayores la ven a diario y un 70% de jóvenes de entre 16 y 34 años. El 50% de estos espectadores tradicionales no perciben el valor de la TV de pago, aunque un 7% están suscritos a servicios de VOD.

El 80% consume streaming a diario

Más del 50% de espectadores consumen servicios de TV y video a la carta a diario, frente al 30% de los que lo hacían en 2010. Sobre todo son los adolescentes los que acceden a este servicio: 8 de cada 10 ven contenido en streaming al menos una vez al día, frente a 2 de cada 10 mayores de 60 años.

Por el contrario, la costumbre de ver TV tradicional de forma diaria sigue dominando en los grupos de mayor edad: 9 de cada 10 personas de más de 60 años la ven a diario, frente a 7 de cada 10 adolescentes.

Si prestamos atención a las personas de entre 20 y 44 años, 3 de cada 10 ven contenido de TV grabado a diario, frente a 1 de cada 10 personas mayores. Son las personas de más edad las que prefieren ver noticias en TV: casi 5 horas semanales, un 80% más que los jóvenes de 16 a 34 años.

Las series de TV dominan el streaming

Desde 2011, el promedio de tiempo empleado en ver contenido en streaming se ha incrementado en 4,2 horas por semana (un 175% más). Aunque esto se refleja en todo tipo de contenidos, son sobre todo las series y otros programas de TV los que más crecimiento han experimentado, un 237%.

Las series son el tipo de producto en streaming que más ha crecido: un 237% en cuatro años.

Del total de 6,6 horas semanales, las series de TV son el contenido más visto, con un 47% del total de visionado en streaming.

En cuanto al “atracón televisivo”, si bien esta opción está disponible desde hace años, por ejemplo con las cajas de DVD con las temporadas completas de las series, la llegada de los servicios de Video On Demand (VOD) ha hecho más asequible y generalizado su consumo: el 94% de usuarios de estos servicios los utilizan al menos una vez a la semana.

YouTube sigue siendo el rey

Entre los sitios de vídeos en streaming, el 80% de la población española entra en YouTube al menos una vez a la semana. Además, en los últimos 4 años se ha incrementado en un 190% el número de consumidores que visitan este sitio más de 3 horas al día.

Aunque YouTube tiene mayor penetración, A3Player es el servicio de vídeo bajo demanda más utilizado, seguido de Canal+, Yomvi, la web de RTVE y Mitele.es.

Entre las categorías de contenidos destaca el auge de los vídeos tutoriales, visionados por un 27% cada semana, mientras que el 17% ve vídeos de juegos.

Mejor en móviles

Un 65% de usuarios consumen TV y vídeo en sus smartphones, un 135% más que hace tres años. Para un 41%, es muy importante ver todo tipo de contenido multimedia en cualquier lugar.

Del tiempo total que pasan los adolescentes viendo TV y vídeo, el 65% es en dispositivos móviles.

Sin embargo, para ver televisión tradicional (en directo, en diferido o grabado), los usuarios siguen prefiriendo la pantalla grande de sus televisores. La pantalla “de siempre” se elige también para consumir ciertos contenidos, ver fotos, jugar a videojuegos o escuchar música

¿No dan nada en la tele?

Llama la atención el dato de que el 50% de los espectadores españoles de televisión tradicional no encuentren nada que quieran ver a diario. Además, solo un 22% de los usuarios tradicionales están satisfechos con la calidad y nivel de detalle de su guía de televisión.

La calidad importa

La mayor parte de los encuestados (un 58%) afirma que la alta calidad (HD) es “muy importante” y un 28% está a favor de pagar más por tenerla; porcentajes que bajan al 46% y 20% en el caso de la Ultra Alta Definición (UHD).

Algo en lo que están de acuerdo tanto los jóvenes (16-34 años) como los mayores (35-59) es en la importancia para ellos de tener una TV “libre de anuncios”: 54% y 60% respectivamente la resaltan como una cualidad por la que estarían dispuestos a pagar.

Y entre las razones que aducen aquellos que no estarían dispuestos a pagar por servicios de TV, se sitúa en primer lugar la de “no sentir la necesidad de tenerlos” (un 72%) seguidos de los que afirman que no pueden permitírselos (un 22%).