Nada mejor que contar con recomendaciones, buenas valoraciones y excelentes puntuaciones en Internet para vender. Hoy en día esta es una de las mejores formas de publicidad con las que cuentan los restaurantes, hoteles, y demás empresas de servicios, que encuentran en la red el perfecto escaparate con el que llamar la atención de los usuarios.

Sin embargo hay quien se aprovecha precisamente de esto, de lo mucho que gustan las buenas opiniones para convertir el halago en las redes en todo un negocio. ¡Adiós a la sinceridad!

Amazon acaba de demandar a más de mil personas que publicaban falsos comentarios en su web a favor de los vendedores, empañando así la imagen de la plataforma. Los 1.114 acusados vendían sus “falsas reseñas” a través de Fiverr al precio de 5 dólares.

Pero no es la primera vez que la compañía denuncia esta práctica, pues ya en abril Amazon demandó a algunos sitios webs que se dedicaban a vender buenos comentarios.

Por ahora no se ha podido identificar a los usuarios que publicaban las amañadas críticas positivas en Amazon, aunque se está trabajando en ello ya que, la empresa entiende que solo de esta forma, atacando al problema desde la raíz se podrá dar con una solución. Además, también hay que decir que la plataforma está tratando de mejorar su filtro de opiniones para evitar que se repitan estas situaciones que sacan los colores a la gigante del comercio online.

Reciente tenemos el caso de TripAdvisor, en el que un restaurante italiano inexistente, La Scaletta, se convirtió en cosa de un mes en el mejor lugar para comer de la ciudad. El falso restaurante nació para probar cómo de vulnerable era el sitio ante las críticas fraudulentas.

Fue un diario de la localidad de Moniga del Garda, lugar en el que se ubicaba el ficticio restaurante, el autor de esta broma que le valió una buena multa a la publicación, tras poner en evidencia el control y gestión de comentarios de TripAdvisor. La plataforma se defendió señalando que buscan acabar con el fraude de las opiniones compradas señalando a los negocios que hacen uso de ellas buscando mejorar su reputación y aumentar la clientela.

Ahora son muchas las webs e incluso páginas de compra-venta online las que permiten a los usuarios calificar y opinar sobre el producto o servicio adquirido, aunque ya sabemos que debemos andar con pies de plomo, pues en alguna que otra ocasión podemos encontrarnos con comentarios falsos que solo buscan beneficiar, o perjudicar (existen casos en lo que lo que se busca es hundir a la competencia con opiniones negativas) al vendedor.

ElTenedor se asegura de que los comentarios que alberga su web son verídicos 

Como ocurre con Amazon, que está tratando de poner solución al problema que suponen las publicaciones ficticias, tenemos otras empresas que ya regulan y controlan los contenidos que se vierten en su web, tratando de ofrecer a los usuarios recomendaciones y críticas verídicas. 

ElTenedor, la web de reservas de restaurantes que también recoge las opiniones de los usuarios, evita que sus clientes sean engañados mediante opiniones falsas siguiendo una serie de pautas, según nos explican:

  • El proceso de dejar la opinión: ElTenedor envía de forma automática al usuario que realiza la reserva un email para que comparta su comentario. Se garantiza que ese usuario ha acudido al restaurante gracias al software de gestión de reservas con el que cuentan los restaurantes, y en el que el restaurador marca cuando llega el cliente.
  • El proceso de publicación de opiniones: ElTenedor cuenta con un equipo que revisa las opiniones y las publica, sin importar que sean positivas o negativas, pues solo quedan fuera aquellas que contienen insultos, agravios comparativos o difamaciones. En este caso, el equipo de calidad de la plataforma contacta con el usuario invitándole a reformular su opinión evitando los insultos, por ejemplo.
  • Derecho a réplica del restaurante: ElTenedor permite a los restaurantes contestar a las opiniones de los clientes.