Después de uno meses donde los rumores de venta han acompañado a Yoigo, la compañía parece sacudirse toda esa incertidumbre y en el tercer trimestre de 2015 ha elevado su facturación hasta los 222 millones, un 17% más con respecto al mismo periodo del año anterior donde alcanzó los 189 millones de euros.

Para el consejero delegado de Yoigo, Eduardo Taulet, se trata de unos resultados que les deja muy “contentos”. Además, ha asegurado a SABEMOS que algo muy significativo ha sido mantener los ingresos por servicios, que comparado con sus competidores, se puede hablar de “unos resultados excepcionales”.

Es este sentido, los ingresos de tráfico se han mantenido estables, llegando a los 159 millones, apenas 1 menos que en el tercer trimestre de 2014. En cuanto a la facturación acumulada en lo que va de año, desde enero a septiembre, en 2015 suman 626 millones de euros, lo que supone un 4,7% más que los 598 millones de 2014.

Una de las claves que ha destacado Taulet sobre estos resultados positivos para la compañía tienen que ver con la gran acogida que ha tenido la Tarifa SinFin, que ha sido fundamental para el mantenimiento de ingresos por tráfico, y que sobre todo ha generado mucho más postpago.

En cuanto al Ebitda ha caído en 2 millones, de los 27 millones en el Q3 de 2014 a los 25 millones de este último trimestre. Estos datos los ha justificado el consejero delegado de Yoigo en que ha habido más de 60.000 altas de postpago, por lo que es mejor verlo en al resultado acumulado ya que es muy sensible a la captación.

Así, el Ebitda acumulado de enero a septiembre de 2015 se sitúa en los 52 millones de euros, un 32% más en comparación con los 40 millones del mismo periodo del año anterior.

Por lo que respecta al total de la cartera, ahora mismo el postpago en Yoigo supone el 65% frente al 61% que había el 1 de enero de este año. Concretamente 26.000 nuevos clientes de postpago en el tercer trimestre. Por otra parte, añadir que el ARPU de postpago era 18,4 y ha crecido un 2%.

Antes estas cifras, Taulet ha manifestado que “los resultados nos dejan muy contentos en un contexto muy complicado. Además esto deja dudas sobre la estrategia convergente. A efectos prácticos solo supone destrucción de márgenes. Y se puede ver como los tres grandes operadores están perdiendo”.

Aun así, Eudrado Taulet ha precisado que “no te digo que no haya que hacer convergentes, pero con los datos en la mano, crecemos en clientes, en facturación, ¿por qué vamos a ir a meternos en un charco que no es el nuestro? Igual nos equivocamos o acertamos, pero en las condiciones que se plantean, más lo que pedía Orange, no nos salía el negocio”.