El hombre del millón. Así podría apodarse Eduardo Taulet, consejero delegado de Yoigo. Y es que cada vez que un operador de telefonía en España ha llegado al mágico momento de vender la tarjeta SIM ‘un millón’, allí estaba él. Ha trabajado tanto en Telefónica como en Vodafone, Orange y finalmente Yoigo. Con ese bagaje afronta todos los retos de la compañía de la “verdad verdadera” que se enfrenta a un mundo de ofertas convergentes con una propuesta basada sólo en el móvil. ¿Es suficiente? Él cree que sí.

En los mentideros del sector de las telecomunicaciones se habla mucho sobre la posible venta de Yoigo. Pero nada de eso preocupa a sus clientes, asegura Eduardo Taulet. Sobre esta cuestión, la configuración del sector tras las compras de unos y otros, y las tarifas que están por venir, el consejero delegado de Yoigo repasa la actualidad con SABEMOS.

Desde Bruselas se insiste en la idea de que exista un cuarto operador en cada país para salvaguardar la competitividad, ¿en qué situación queda Yoigo?

Nosotros hemos decidido no comprar los activos que han obligado a vender a Orange en los remedies regulatorios. Es una apuesta. Igual nos equivocamos, pero en las condiciones en que se había planteado teníamos más que perder de lo que podríamos ganar, y con la suma que estaba pidiendo Orange no nos salía el negocio.

Ante esta situación, ¿se convertirá MásMóvil a el cuarto operador al que aspira Bruselas?

Bueno, ahora habrá que ver si ellos son capaces de competir. Los remedies pretenden que se consiga eso, pero no basta: hace falta marca, canales de distribución, una cartera de clientes, y todo eso yo creo que MásMóvil no lo tiene. Además, me hace gracia cuando se habla de MásMóvil como del cuarto operador. Primero porque no tiene red móvil, por lo tanto difícilmente puede ser un cuarto operador. Y porque ni siquiera es el primer operador móvil virtual (OMV). En cualquier caso, aquí se ha montado una burbujilla que a unos les interesa financieramente y a otros desde el punto de vista competitivo. Habrá que dejarles y de aquí a un año veremos. Ahora, por lo tanto, habrá que ver cómo valora el mercado el proyecto de MásMóvil. El mundo financiero es muy libre, pero pienso que MásMóvil no va ser el cuarto operador de este país. Otra cuestión, también, es que facturan la décima parte que nosotros y ganan la décima parte que nosotros. Y no tienen red, ni marca, ni tiendas. Al final parece una amalgama de compras hechas por un holding financiero de empresas sin mucho en común.

¿Y Bruselas aceptará que no exista este cuarto operador?

Cuatro operadores hay, pero el cuarto no es MásMóvil. En móvil está Movistar, Orange, Vodafone y Yoigo; y en cuanto a fijo los mismos más los que están por ahí, incluidos los regionales. Esto es más que suficiente mientras se pueda mantener la tensión competitiva. Y el ejemplo es Yoigo y la presión que ha metido sobre los precios. Sin nosotros no habríamos tenido tanta competencia. Habremos cometido errores, pero sin Yoigo esto no hubiera ocurrido.

Asumimos que Yoigo ha sido quien ha metido presión hasta ahora, ¿pero y de ahora en adelante?

Pues por mucho que se empeñen, estamos convencidos de que se puede competir sólo con el móvil. Y de ahora en adelante se verá. De hecho, se ve cómo somos los únicos que no perdemos ingresos de tráfico. Y quienes han ido hacia la convergencia sí. Por todas estas cosas creemos que sí hay cabida para un operador de solo móvil competitivo. Además, objetivamente se puede decir que tenemos la mejor cobertura, porque contamos con nuestra propia red y la de Movistar allí donde no llegamos. Y en cuanto a precio, nuestros clientes disfrutan de las mejores tarifas sólo para el móvil. Además, tampoco es que aspiremos al 20% de cuota de mercado. Por otra parte, y teniendo en cuenta los aires que corren por Bruselas, lo que también está claro es que no va a haber una mayor concentración de la que hay en estos momentos. Siempre hablando a nivel nacional. Así que a corto plazo nuestro único objetivo es seguir en el mercado móvil ofreciendo tarifas competitivas.

¿Ha llegado Yoigo a un punto en el que no puede seguir creciendo?

Nuestro foco no está en el crecimiento. Desde Teliasonera solo nos exigen mejorar los resultados financieros. crecer en Ebitda. Así pues no tenemos una ambición de crecimiento a cualquier coste en el mercado español. Lo que queremos hacer es mejorar nuestra rentabilidad y ofrecer una gran propuesta móvil para un porcentaje razonable de clientes. De hecho, el valor actual de nuestros clientes es la pera. Pero nosotros estamos sujetos a lo que impongan nuestros socios. Claro que a nosotros a lo mejor nos gustaría tener una orquesta y tocar Rock&Roll, pero si te dicen que hay que interpretar bachata, se hace.

¿En qué punto está la negociación mayorista para suministrar red con Telecable y las demás compañías?

Puedo confirmar que hemos iniciado activamente contactos con quienes finalizan sus actuales contratos con sus operadores. Telecable es uno de ellos, y nos encantaría que estuviera alojado en nuestra red. Ellos acaban a final de año su contrato con Vodafone, y ahí estaremos.

Pepephone, un buen amigo pero en conflicto

Hablando sobre el negocio mayorista… Una vez que la CNMC os ha dado la razón, ¿hay posibilidad de una indemnización de lucro cesante por haber perdido la oportunidad de albergar a Pepephone en vuestra red?

Lo importante de todo este asunto es que se pueda mantener el nivel de competencia en el mercado. La resolución de la CNMC que deja claro que podemos revender la red de Telefónica tenía que haberse dictado antes. El retraso ha provocado que no hayamos podido competir en el mercado mayorista hasta ahora y que hayamos corrido a la pata coja. Pero bueno, lo asumimos como algo que ha pasado y nos centramos en construir de cara al futuro. Lo que queremos ahora es tener pronto nuestro primer operador móvil virtual.

En cuanto a Pepephone, se ha conocido estos días que está a la venta, ¿puede ser apetecible para Yoigo?

Pues la verdad es que de momento no nos hemos parado a verlo. Han sido noticias muy recientes en la prensa. De momento estamos muy centrados en ofrecer servicios mayoristas y solventar nuestras diferencias con Telefónica. Si llega la oportunidad le echaremos un vistazo, pero ni confirmo ni descarto. Se trata de un buen operador que están haciendo las cosas bien, tienen una buena cartera de postpago, y nosotros estábamos encantados de trabajar con ellos. Lo miraremos, pero vamos, que no hemos visto ni un solo papel de Pepephone. Además, seguimos en un conflicto abierto con ellos, así que nos quedan temas por dilucidar en los tribunales. Lo único que está claro es que Yoigo en ningún caso engañó a Pepephone, y lo que estábamos ofreciendo podíamos ofrecerlo según el contrato. Nuestra capacidad de reventa era real. Otra cuestión es que a Telefónica le saliera a cuenta cerrar un acuerdo con ellos de forma directa. En cualquier caso serán los tribunales los que hablen.

¿Sigue siendo Yoigo una compañía bien percibida por los usuarios?

El público generalista es el que nos hace tener portabilidades positivas desde febrero, en parte gracias a la tarifa Sinfín. Igual alguien piensa que no estamos tanto en los medios, pero en la práctica, mes tras mes, el balance de portabiliad sigue siendo positivo. Y bueno, sí que es cierto que a lo mejor hacemos menos ruido, pero es que ahora buscamos una toma de decisiones más racionales. Es decir, la persona que contrata una Sinfín es un cliente ilustrado que tiene un acercamiento diferente a la tecnología. Se trata de un cliente que busca más cubrir sus necesidades. El resumen de lo que buscamos sería un cliente ilustrado, postpago -nada de entrada de gama- sino un cliente que busque muchos datos. Y esa persona ya está en el mercado. Nuestro cliente es alguien que tenga o no oferta convergente en casa, quiere una tarifa para reventarla con los datos.

Qué margen de maniobra tiene Yoigo en sus tarifas

Pero tarifas con gran cantidad de datos por ejemplo tiene Amena…

La propuesta no es sólo precio. Para nosotros la marca y los canales de distribución son fundamentales. También el tipo de prescripción de la cartera de clientes. Por ejemplo, no hay una tienda de Amena, ni 4 millones de personas que pueden hablar bien de la compañía, ni tiendas… así que no solo es precio. Es decir, es importante, pero no fundamental. Nosotros apostamos por la marca. Se trata de algo muy importante en Yoigo.

Hablando de tarifas, ¿cómo ha sido el nacer y morir de la Sinfín?

En Yoigo hemos sido los más innovadores en el mercado. Nos decían que no podía haber tarifas ilimitadas de voz cuando, además, comprábamos roaming nacional, y ahora es un estándar. Cuando sacamos la Sinfín queríamos imitar a una ilimitada de datos. Lo sacamos como promoción porque no teníamos ni idea de cómo iba a funcionar. ¿Cómo consume una persona con barra libre de datos? Pero que conste que no hemos cambiado nada de lo que dijimos que íbamos a hacer. De hecho lo único que hicimos fue extender la promoción, hasta que cambiamos la propuesta. Aprendimos que vender la tarifa sin terminal tenía sentido, ya que hay gente que sólo está interesada en la tarifa, no en un móvil. También aprendimos cuál es el promedio de consumo: entre 6 y 7 Gb. El 85% de los clientes estaba por debajo de 8 Gb. De hecho, en un futuro inmediato, habrá movimientos en el mundo de las “sinfines” en cuanto a mejora. Haremos acciones tácticas para quienes se quedaron fuera.

Pero si no hubiera habido un 15% de clientes que ‘revientan’ la tarifa de datos en zonas de cobertura Movistar, elevando mucho el coste, Yoigo podría haber mantenido la propuesta de 20 Gb.

Del medio millón de clientes con la tarifa Sinfin, unos 80.000 aprovechan al máximo la tarifa, y sólo una pequeña parte lo hacían en zonas sin nuestra propia cobertura. Lo que está claro es que quien tiene una tarifa Sinfin de las antiguas va a conservar la línea para toda la vida…

Otra de las batallas tarifarias de plantea en las segundas líneas que ofrecen los convergentes…

Pues realmente mucha gente, yo incluido, tiene línea de móvil convergente para aprovechar los beneficios de la oferta, pero yo, por ejemplo, esa línea no la utilizao. Y eso sucede en muchos hogares. Mis hijas consumen 13 Gb, las franquicias de datos convergentes no les sirven. Ese es nuestro perfil de cliente, uno al que no le sirven las ofertas básicas de los paquetes convergentes.

Entonces puede ser malo a largo plazo si las líneas convergentes ofrecen un mejor servicio con más datos…

Pero yo planteo, ¿para qué van a hacer líneas adicionales convergentes con la canibalización que provocarían en su propia cartera? ¿De verdad sólo para que Yoigo no gane 3 o 4 puntos de cuota de mercado van a dar otro palo a sus tarifas? De hecho lo que pienso es que vamos a asistir a una glaciación del mercado que hará que baje la intensidad competitiva.

Y en cuanto a los datos, ¿cómo va todo sin el 4G en la banda de 800 MHz?

Nuestros clientes no están teniendo peor servicio de velocidad ultrarrápida. Además, los usuarios intensivos de datos no utilizan 4G cuando están en casa, sino que usan Wifi. Cualquier persona en su casa se conecta a su red fija. Por lo que no hay tanta importancia en la velocidad en interiores, que es donde mejor funciona la banda de 800 MHz. Creemos que la velocidad es más que suficiente. Además es en los núcleos urbanos, que es donde más uso se hace, donde más densificada está nuestra red 4G.