El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha fijado finalmente en 27, frente a las 29 de un borrador anterior, el número de empresas que deberán financiar el coste del bono social de la luz durante el ejercicio 2015, según se aprecia en una orden ministerial publicada este martes en el BOE.

En todo caso, la obligación de financiación se establece en proporción al número de clientes y el número de conexiones a las redes de distribución, por lo que las grandes eléctricas deberán asumir en un 99,2% el coste de esta ayuda a colectivos vulnerables, cuyo importe ronda los 200 millones de euros al año, frente a 184 millones en 2014.

En el caso de las cinco grandes eléctricas, Endesa será la que mayor porcentaje del bono social deba financiar en 2015, con el 41,25%, frente al 42,28% del borrador anterior y el 41,61% del año pasado.

Le siguen Iberdrola (38,25% frente al 38,47% del ejercicio anterior), Gas Natural (14,41% frente al 14,18%), EDP España (3,1% frente al 2,64%) y Viesgo (2,21% frente al 2,36%).

El bono social funciona como un descuento de hasta el 25% con respecto al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) del que pueden disfrutar determinados colectivos, entre ellos las familias con todos los miembros en paro, las pensiones mínimas, las tarifas sociales de menos de 3 kilovatios (kW) y las familias numerosas.