Bienvenido, Mr. Netflix, que decía Juan Carlos Tous , fundador de Filmin. Los máximos responsables de Netflix, Reed Hastings y Ted Sarandos, presentaron en España su producto, del que en SABEMOS hemos hablado largo y tendido, y confirmaron que planean producir en nuestro país.

¿Pero serán capaces de crear la serie perfecta? En España ha habido grandes series, pero el grueso de la producción patria vive sometida a la dictadura del prime time, el horario de máxima audiencia. 

Durante los años, muchas productoras y guionistas me han explicado que las cadenas les exigen series mucho más largas de lo que exige la historia porque, básicamente, les piden llenar el máximo hueco posible. Algún producto como Doctor Mateo, que empezaron con una duración más “a la americana” terminaron por caer en el defecto patrio de insertar tramas absurdas a puñados para tapar agujeros. Un productor llegó a decirme, incluso, que en RTVE les pedían expresamente que los actores hablasen “alto y claro” para que los ancianos entendiesen la trama.

Pero las series no consisten en eso y no hablaríamos de una edad dorada de la televisión si esos fuesen los estándares. Sarandos dejó muy claro que una de las ventajas de los creadores en Netflix es que les animan a crear series de la duración que consideren más oportuna para la narrativa, no anclados a formatos fijos ni dependientes de las pausas publicitarias. 

El problema es que España es un país subdesarrollado por culpa de las cadenas. Da igual la brillantez del producto, de los guionistas o de la idea original. Las televisiones obligan a alargarla y asesinan el producto para cualquier espectador con un mínimo gusto. 

¿No ha habido excepciones? Esa es la buena noticia. Por buenas series que consiga crear Netflix, será muy difícil que consiga superar el éxito artístico de dos de las mejores series jamás rodadas en España: Crematorio y Qué fue de Jorge Sanz, ambas de Canal+.

Lo que es cierto es que los estadounidenses aspiran a crear una serie igual de buena pero que, además, vea la gente. ¿Qué habría pasado con productos como los ya mencionados? Probablemente hoy los veríamos en otros mercados y sus creadores estarían siendo aplaudidos en todo el mundo en lugar de ignorados por el mismo mercado que adora Gym Tony y La que se avecina

En SABEMOS tenemos una plena confianza en la capacidad de nuestros creadores. Si Netflix ayuda a que puedan desarrollar más y mejores productos, bienvenidos sean. No han creado la rueda, pero cualquier ayuda vale para alisar el terreno y que, de una vez por todas, ruede.