El grupo hotelero sigue negociando con los propietarios de todos los establecimientos que operan en el país norteafricano, aunque subraya que no hay una decisión definitiva sobre su salida. La compañía ha cerrado durante la temporada baja ya cinco hoteles.

Riu mantiene abiertas las negociaciones con los propietarios de cada uno de los nueve establecimientos que explota en Túnez para determinar su futuro en el país. Las conversaciones llevan semanas en marcha y no hay plazos prefijados para cerrarlas. El grupo hotelero español subraya a SABEMOS que aún no hay una decisión definitiva sobre su eventual salida del país y que se estudiará caso por caso qué hacer con cada uno de los contratos de gestión.

La inestabilidad política y la inseguridad han dejado en punto muerto el sector turístico de Túnez. Y en el caso de Riu, la situación es aún más delicada después de haber sufrido directamente un atentado terrorista en uno de sus hoteles, dejando 38 víctimas mortales. El parón de la actividad turística en el país ha llevado a la compañía a replantearse su presencia, aunque no haya una decisión ya tomada sobre el abandono o sobre la rescisión de algunos de los contratos con hoteles del país.

De momento, y para eliminar urgencias y hacer más fáciles las negociaciones, Riu y los dueños de los inmuebles siguen apostando por echar el cierre de algunos hoteles durante la temporada baja. Según confirman a SABEMOS fuentes de la compañía mallorquina, Riu ha procedido en los últimos días al cierre de otros dos establecimientos durante la temporada baja y no está previsto que vuelvan a estar operativos hasta el próximo marzo.

El hotel Imperial Marhaba (el mismo en que se produjo el atentado de junio) dejó de funcionar el 2 de octubre y el Club Hotel Palm Azur echó el cierre el pasado sábado, 17 de octubre, y no volverán a estar en marcha hasta justo antes de la Semana Santa. Con estos dos nuevos cierres, Riu eleva hasta cinco los establecimientos que han dejado de estar operativos en temporada baja y sólo mantiene abiertos cuatro de sus hoteles en Túnez.

Hace un mes, medios locales tunecinos informaron de que la decisión de Riu de abandonar el país estaba tomada e incluso la daban por hecho para enero de 2016. La compañía de la familia Riu, en cambio, sólo confirma haber iniciado conversaciones con los dueños de los establecimientos, sin que el cese de las operaciones esté decidido ya.

“Ahora bien, no es ningún secreto que la situación del sector turístico en Túnez es muy complicada“, indica un portavoz de la cadena española. Las llegadas de turistas a Túnez han descendido fuertemente en los últimos años, y el parón se ha agudizado en los últimos meses tras los atentados contra turistas en el país en marzo y en junio. El ataque de junio se produjo en la playa de uno de los hoteles gestionados por Riu en el país, en el Marhaba Imperial, situado en Kantaui-Susa.