Ciudadanos supone ya una amenaza real al bipartidismo. Así lo apuntan las últimas encuestas sobre intención de voto publicadas tras las elecciones catalanas del 27 de septiembre. Estos sondeos otorgar al partido de Albert Rivera la posibilidad de pescar en amplios caladeros de votantes que antes fueron de los dos partidos mayoritarios. Según los últimos barómetros de opinión, C´s podría robar el 37 por ciento del antiguo electorado de PP y PSOE.

El sondeo del servicio de Índices de Opinión Pública (IOP) de Simple Lógica correspondiente al mes de octubre–realizado con más de mil entrevistas telefónicas entre los días 1 y 9- calcula que el 20,6 por ciento de electorado popular en los comicios de 2011 expresan su intención de apoyar a Ciudadanos en las urnas el próximo 20 de diciembre.

No es ése un dato nuevo. SABEMOS lo apuntaba el pasado 4 de octubre, cuando publicó una información sobre las alarmas que se habían encendido en la sede popular de la calle Génova a cuenta de la irrupción de Ciudadanos tras las elecciones catalanas.

Según dio a conocer este periódico digital, los sondeos internos que maneja la formación de la gaviota -elaborados tras las elecciones del 27 de septiembre- reflejan que nada menos que el 20 por ciento de su electorado en 2011 apuesta ahora por la fuerza que preside Albert Rivera.

El dato nuevo que aporta el sondeo de Simple Lógica –y que supone un cambio significativo de tendencia- es que no sólo Ciudadanos pesca en el caladero de votantes populares. Lo hace –y con fuerza- en el socialista.

Así, según los cálculos de esa encuesta, el 16,4 por ciento de los electores del PSOE en 2011 expresan su intención de depositar la papeleta del partido naranja en las urnas el próximo 20 de diciembre.

Se dispara el trasvase de votos del PSOE a C´s

Todas las cifras que se conocían hasta ahora no apuntaban esa tendencia. Sin ir más lejos, la encuesta del CIS del mes de julio fijaba el trasvase de votos entre el PSOE y Ciudadanos en un exiguo 2,9 por ciento.

Los sondeos de Simple Lógica dan cuenta de que la sangría de los socialistas a favor del partido de Rivera no ha parado de crecer desde entonces. En el mes de agosto representaban un 7,8 por ciento los electores del PSOE en 2011 que se declaraban dispuestos a votar a Ciudadanos. En septiembre ese porcentaje se situó en el 10,6, hasta alcanzar el 16,4 en octubre.

Una evolución similar observa Simple Lógica a propósito de los apoyos a Ciudadanos desde el colectivo de abstencionistas y quienes votaron nulo o blanco en las pasadas elecciones generales: mientras que en agosto el porcentaje de ellos que declaraba su intención de votar a Ciudadanos era del 8,2 por ciento, en octubre es del 12.

Rivera ataca ahora por igual a los partidos mayoritarios

A la vista de estos datos que ofrecen las encuestas, es evidente que la estrategia de C´s pasa, de aquí a las elecciones, por atacar tanto al PP y PSOE. Así lo dejó claro ayer el líder del partido naranja, Albert Rivera, que se encargó de sacudir por igual a los dirigentes de uno y otro partido.

Para el líder de Ciudadanos, es verdad que el PP tuvo un proyecto para España. “El problema es que ya no lo tiene o está obsoleto. Su proyecto está acabado”, señaló en un acto con todos los cabeza de lista de su partido para las elecciones generales. En cuanto al PSOE, Rivera aseguró que no tiene un proyecto, sino diecisiete. “En cada comunidad autónoma los socialistas hacen una cosa distinta: o apoyan la independencia, o pactan con separatistas en algunos pueblos de Cataluña, o llegan a acuerdo con Podemos o Compromís”.

Estas declaraciones críticas con los socialistas contrastan con las que Rivera realizó la pasada semana en Sevilla, donde el presidente de Ciudadanos daba a entender que el acuerdo alcanzado con el PSOE para la próxima aprobación de los presupuestos en Andalucía marca “el camino para el resto del país”.

Ni una crítica de Sánchez a Rivera

Pese a la sangría de votos que se van a Ciudadanos, de boca de los socialistas no sale una sola crítica hacia el partido naranja. Se pudo comprobar en los actos electorales que ha protagonizado el secretario general del PSOE durante los últimos días. Pedro Sánchez prefiere arremeter contra el que él considera que es su auténtico enemigo –el PP-, al que identifica reiteradamente con la corrupción y las desigualdades sociales.

La intención del líder del PSOE es reconquistar el electorado del centro y, de paso, arrinconar al PP en lo más extremo de la derecha ideológica. El fichaje de Irene Lozano se enmarca dentro de la estrategia de hacerse con los votos que antes iban a parar a UPyD y que Ciudadanos se apresura a recoger.

Precisamente, Irene Lozano fue la gran protagonista del acto que, ayer, Pedro Sánchez protagonizó con los candidatos de su partido a las generales del 20 de diciembre. El líder del PSOE se encargó de bendecir el fichaje con un caluroso recibimiento a Lozano ante toda la militancia de su partido, como se puede ver en la fotografía que acompaña a estas líneas.

Por otra parte, los socialistas confían en que esta larguísima precampaña electoral puedan frenar el trasvase de sufragios a Ciudadanos, como ya han hecho con la sangría hacia Podemos, según cuentan portavoces de Ferraz a este periódico digital.

Precisamente, la encuestas de Simple Lógica reflejan ese cambio de tendencia: entre los electores del PSOE de los últimos comicios generales, eran un 15 por ciento los que en agosto se declaraban dispuestos a votar a Podemos, en tanto que en septiembre ese porcentaje se reducía a un 13,3 y, a principios de octubre, se quedaba en un 9.