La Comisión Europea ha autorizado la adquisición por parte de Másmóvil de los activos de los que debe desprenderse Orange para poder obtener el ‘visto bueno’ de Bruselas a la compra Jazztel, cuya adquisición cerró el pasado verano por un importe total de 3.400 millones de euros.

En concreto, la autoridad de competencia comunitaria ha aprobado la compra por parte del operador móvil virtual (OMV) de la red de fibra óptica desplegada por Jazztel y el acceso preferente a su red de cobre (xDSL) “en condiciones ventajosas”, según ha informado este lunes la firma ‘low cost’, que cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

La operadora ha adquirido la totalidad de la red de fibra desplegada por Jazztel en 13 centrales situadas en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Málaga, que le ofrece cobertura en 720.000 hogares. Además, la operadora tendrá acceso mayorista por un período de cuatro años, extensible por cuatro años adicionales, a toda la red de cobre de Jazztel, compuesta por 1.123 centrales con acceso a 18,6 millones de hogares.

La compañía se ha limitado a indicar que la operación se ha cerrado a un coste “atractivo”, con un descuento “muy significativo” sobre el coste de despliegue de la red y en una sola operación, lo que le permite ahorrarse el tiempo necesario para su despliegue.

Respecto al cobre, Orange abre un nuevo mercado mayorista como proveedor de fijo de Másmóvil, que se suma al acuerdo que ya tiene con esta compañía en móvil. Así, si bien no se ha desvelado el coste que le supondrá al OMV el acceso a la red de ADSL en la que Jazztel lleva invirtiendo desde 2005, este será a un precio “preferencial”.

El acuerdo entre Másmóvil y Orange, alcanzado el pasado el 31 de julio, se cierra tras el ‘visto bueno’ de Bruselas del pasado 16 de octubre cuando la autoridad de competencia aprobó formalmente dicha operación al considerar que Másmóvil es un adjudicatario “adecuado” que ofrece las garantías y capacidades “necesarias” para competir “eficazmente” como cuarto operador de ámbito nacional frente a los tres operadores tradicionales del sector (Telefónica, Vodafone y Orange).