Con Jordi Évole como juez de la contienda, los dos grandes abanderados de la llamada “regeneración política” se enfrentan este domingo en ‘Salvados’. Albert Rivera y Pablo Iglesias son los TT de la política en estos momentos. Al margen de las ideas que expongan, ¿quién se llevará la batalla en las redes sociales?, ¿y en Google?

En la nueva forma de hacer política, o al menos como la entienden desde Podemos y Ciudadanos, la televisión, internet y todas las herramientas tecnológicas forman parte de su ADN. No rehúyen dar la cara y exponerse ante los medios y herramientas que ahora mismo alcanzan mayor viralidad.

Pero en todo enfrentamiento siempre hay vencedores y vencidos. Sobre todo en internet donde nada queda al margen de la analítica. Así pues, ante este enfrentamiento directo de Rivera e Iglesias en televisión, cómo les ha ido en internet durante las últimas semanas, quién está teniendo mejor posicionamiento, y no solo en Google, de cara al arranque de la eterna precampaña electoral…

Empecemos por Twitter. A través de Topsy, herramienta que monitoriza las apariciones de los hashtag y palabras clave, veamos quién lleva la delantera:

Albert Rivera

Pablo Iglesias

En 30 días

Albert Rivera

Pablo Iglesias

Primer tanto para el líder de Podemos. Parece que Twitter de momento se moviliza de forma destaca para dar su apoyo (o no) a Pablo Iglesias. Tanto en lo generado en los últimos 7 días, como el último mes.

Ahora pasamos a Google Trends, la herramienta del gigante tecnológico que mide el porcentaje de búsquedas realizado sobre un determinado tema frente al total de búsquedas que se realizan.

De nuevo Pablo Iglesias lleva la delantera. Durante la última semana no ha habido ningún tipo de discusión en la comparativa directa. En cuando a los últimos 30 días, salvo el proceso electoral en Cataluña, donde Albert Rivera se tornó en uno de los grandes triunfadores, el resto del mes ha sido Iglesias quien ha copado las búsquedas de Google frente a Rivera.

Estos indicadores son anecdóticos. Como lo será está noche Twitter. A veces se trata de una mayor capacidad de movilizar “a los tuyos”, pero eso no significa que se consiga con el resto.