El Consejo de Ministros ha aprobado un real decreto en el que se establece la convocatoria de un concurso para la generación de renovables dirigido a la biomasa (200 MW) y la eólica (500 MW) y la planificación energética para el periodo 2015-2020.

Esta adjudicación a las renovables será la primera que se realice conforme al mecanismo de subastas establecido en la reforma energética de 2013 y servirá para levantar la ‘moratoria verde’ aplicada en enero de 2012.

Soria atribuyó el lanzamiento de este concurso al hecho de que ya se ha conseguido alcanzar “la sostenibilidad del sistema” y señaló que se realizará bajo el formato de subasta, cuyas reglas serán marcadas próximamente en una orden ministerial. COn este sistema, el titular de Industria indicó que se busca ajustar la retribución de estas energías a “un mecanismo competitivo”.

Asimismo, en el Consejo de Ministros se abordó un informe sobre el desarrollo en materia de energías renovables en España, que es “fundamental de cara a los cumplimientos de los objetivos 2020”, afirmó en rueda de prensa la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

A este respecto, la vicepresidenta del Gobierno indicó que España cumplirá estos objetivos “si sigue la tendencia actual”, ya que en 2014 se alcanzaba una participación de las renovables del 17%, un  4,9% por encima de la senda prevista.

Además, el Gobierno aprobó la planificación energética para 2015-2020, en la que se contempla la incorporación de activos por 4.554 millones y en la que se fija en el 0,9% el incremento medio de la demanda de electricidad, así como un descenso medio del 1,6% en la intensidad energética.

El documento incluye la planificación vinculante de la red de transporte de electricidad para los próximos seis años, en la que a su vez se recogen las líneas, subestaciones y equipos que se deben construir para garantizar el suministro de acuerdo con la evolución prevista de la demanda en el horizonte de planificación 2015-2020.

El Gobierno explica que la planificación se ha elaborado mediante una jerarquización de la urgencia de las inversiones y contempla más de 3.200 kilómetros de nuevos circuitos.