El imperio textil de Amancio Ortega, dueño del gigante de la moda Zara, es la compañía con la segunda mejor cadena de distribución de sus productos a sus tiendas, después de la británica Unilever, según un estudio de la consultora Gartner. A nivel mundial, la de Inditex es la quinta mejor red de suministro.

El tercer puesto europeo lo ocupa el emporio textil de H&M, la otra gran cadena de moda del viejo continente y gran competidora de la enseña española en todo el mundo.

Unilever, Inditex y H&M revalidan el podio que obtuvieron en la edición anterior del informe. “Las tres primeras compañías continúan sin cambios desde el año pasado porque han seguido demostrando que son líderes en las capacidades de sus cadenas de suministro”, asegura el vicepresidente del área de investigación de Gartner, Stan Aronow, en un comunicado.

Para elaborar esta información, precisa Gartner, la consultora se ha basado en datos sobre la rentabilidad de las empresas, la rotación de sus inventarios y los crecimientos de sus ingresos, así como en las opiniones de sus analistas y de otros agentes del sector.

Está claro que Inditex va como un tiro en la parte financiera, con un sustancial incremento de los ingresos del 26% en el primer semestre de este año, pero también tiene un modelo peculiar de abastecimiento de sus tiendas.

Radiografía del sistema

De Napoleón Bonaparte se dice que revolucionó las tácticas militares con su atención a los detalles de la intendencia, del abastecimiento de sus ejércitos. Algo parecido le pasa a Inditex.

Como se ha explicado en numerosas ocasiones, Zara es un gigante pero se mueve con la agilidad de un bailarín. Se trata de una cadena que se reinventa cada día y es capaz de adaptar su oferta en cada tienda para satisfacer los gustos cambiantes de cada cliente.

En la actualidad, Inditex reconoce su último informe anual que “la distribución de la ropa, calzado, complementos y productos de hogar de todas las cadenas se realiza desde 14 centros logísticos repartidos por la geografía española”.

Pero Inditex también piensa en los contratiempos: “Los distintos centros se han configurado de forma que podrían ser versátiles para asumir capacidad de almacenamiento y reparto de otros centros ante una situación de contingencia motivada por potenciales accidentes o paralizaciones de las actividades de distribución”, indica la compañía en la memoria anual.

La compañía dice que la superficie de los centros logísticos aumentó un 13% con respecto al año anterior, 2013; esta ampliación busca sostener el crecimiento en el exterior, que ha conducido a Inditex a obtener el 25% de su facturación global en Asia.

Según sus cifras, el grupo mantiene tiendas abiertas en 88 mercados. De ahí que la clave, como en las victorias napoleónicas, esté en la logística.

 

Foto: Flickr – Daniel Lobo