La comisión judicial que ha acudido al complejo de Canalejas ha notificado a los responsables de las obras la paralización de la construcción que está llevando a cabo OHL. El juez Arturo Hernández Presas ha firmado un auto en el que, tras admitir a trámite la demanda de la primera compradora de los terrenos, ordena la suspensión inmediata de las tareas que se efectúan en la céntrica zona madrileña.

A las 9.30 horas de la mañana, dos funcionarios judiciales y la procuradora de la demandante, la compañía R&A Palace Gestión, han entrado en las instalaciones en las que OHL está desarrollando los trabajos de construcción del complejo de Canalejas para notificar la paralización de las obras.

Minutos más tarde, a las 9,39, por la misma puerta de entrada llegaban los responsables de OHL, encargados de ordenar la suspensión de los trabajos.

En declaraciones a los medios de comunicación, la procuradora de R&A ha matizado que la paralización se produce por “no respetar zonas protegidas” por ser patrimonio histórico, según recoge la demanda, lo que no tiene nada que ver con el rediseño acordado por Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid, la constructora OHL, el estudio de arquitectura Lamela y el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid para reducir el impacto visual del proyecto y hacerlo más “amable”.

En concreto, esta representante se ha referido al patio de operaciones y a algunas zonas de escaleras que deberían haber sido respetadas por el proyecto de Canalejas.

La procuradora también ha confirmado que la fecha del juicio es el 11 de diciembre y que OHL puede recurrir la paralización de las obras. “Ellos quizá presenten alegaciones. En ese juicio ya cada parte…”, ha añadido

Los trabajadores de OHL “han sido amables”, ha asegurado, aunque ha previsto que la suspensión efectiva de las obras no va a ser inmediata. “Son mucha gente, no son 4 obreros. Y luego hay cosas que si se paran en una zona perjudicarían a la seguridad, así que tienen que seguir asegurándola”.

Los funcionarios judiciales no han hecho ninguna declaración antes ni después de la visita a las instalaciones; tampoco han efectuado ninguna valoración in situ, en el solar, acerca de los desperfectos que se podrían haber producido en zonas protegidas por su valor histórico, de acuerdo con las declaraciones de la procuradora.