El grupo automovilístico alemán Volkswagen anunció este martes que va a reducir las inversiones en su marca principal, Volkswagen, en unos 1.000 millones anuales.

Las desinversiones afectarán únicamente a la propia marca Volkswagen, y no se ha informado de momento de si habrá recortes en el resto de marcas del grupo (Audi, Seat, y Skoda). La compañía ha informado también de que planea la implementación acelerada de un programa de eficiencia para ahorrar costes, entre ellos ha especificado que tratará de reducir los costes fijos.

En un comunicado difundido por el grupo tras una reunión extraordinaria y recogido por Efe, el director de la marca, Herbert Diess, no ha concretado en qué países se reducirán las inversiones, pero sí ha anunciado una serie de medidas, como la reorientación de su estrategia diésel con las tecnologías más avanzadas o que los nuevos vehículos del modelo Phaeton serán eléctricos.

Asimismo, Volkswagen ha informado de que su objetivo es desarrollar una arquitectura eléctrica estandarizada para turismos y vehículos comerciales ligeros. “La marca Volkswagen se posiciona de nuevo para el futuro. Vamos a ser más eficientes y reorientamos nuestra paleta de productos y tecnologías principales”, ha explicado Diess.

En la reunión, la marca Volkswagen también ha decidido que sólo instalará agregados diésel con la tecnología SCR y AdBlue en Europa y Norteamérica lo antes posible. La tecnología SCR y el AdBlue se utilizan para reducir las emisiones nocivas de los motores diésel y cumplir la normativa europea sobre emisiones Euro 6 y las normas de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA). Los vehículos diésel serán equipados con sistemas de emisiones de gases que utilizan la mejor tecnología medioambiental, añadió Volkswagen.

La compañía alemana quiere seguir desarrollando la plataforma modular, sobre todo, en los híbridos con un alcance mayor, grandes volúmenes en serie de vehículos eléctricos con un radio de hasta 300 kilómetros, un sistema de suministro de electricidad de 48 voltios, así como sistemas de propulsión diésel, gasolina y gas cada vez más eficientes.

“Somos conscientes de que sólo podemos aplicar estas innovaciones con eficacia para el futuro de la marca Volkswagen si conducimos con éxito el programa de eficiencia y si damos a nuestra paleta de modelos una nueva orientación”, ha declarado Diess.

Grupo de seguimiento del Grupo Volkswagen

Por otra parte, el Gobierno y los sindicatos CCOO y UGT han decidido este martes la creación de un grupo de coordinación y seguimiento del caso del Grupo Volkswagen, en el que también estarán representadas las comunidades de Cataluña y Navarra, que es donde hay factorías del consorcio automovilístico alemán.

Así lo ha anunciado el secretario general de UGT, Cándido Méndez, tras participar en una reunión en el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, con el titular de este departamento, José Manuel Soria, y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, según ha informado Efe.

El encuentro que, ha durado casi dos horas y que ha sido solicitado por CCOO y UGT, se ha analizado el caso de las emisiones de los vehículos diésel del Grupo Volkswagen y su decisión de revisar, por este escándalo, todas las inversiones previstas en el mundo, de las que 4.200 han sido comprometidas para las fábricas de SEAT en Martorell (Barcelona, que recibirá 3.300 millones) y de Volkswagen en Landaben (Navarra).

Al respecto, Méndez ha avanzado que el Gobierno va a exigir al Grupo alemán una campaña informativa “muy clara” para restituir la confianza de la gente, responsabilidades por lo sucedido entre los directivos y un plan de trabajo para España que en el “horizonte inmediato” debe pasar por el mantenimiento de las inversiones y del empleo y por asegurar en el “horizonte de 2019 la misma, como mínimo, carga de trabajo de la que disponen ambas factorías en nuestro país”.