La consellera de Enseñanza de la Generalitat Irene Rigau, se ha negado este martes a responder a las preguntas de la Fiscalía y de las acusaciones populares en su declaración como imputada por la organización de la consulta de alternativa del 9N, en la que ha negado que diese ninguna orden a los directores de instituto.

En una breve declaración a los periodistas tras responder a las preguntas del juez, la consellera en funciones ha explicado que no ha respondido a la Fiscalía porque le es “difícil de entender” el cambio de criterio de este órgano judicial, que se querelló contra ella después de que los fiscales de Cataluña consideraran que no había lugar a la acusación, y que en todo caso no ha hecho “nada malo”.

De hecho, la querella contra Irene Rigau, la exvicepresidenta del Govern, Joana Ortega, que declara esta tarde, y el president en funciones de la Generalitat, Artur Mas, que lo hará el próximo jueves, se presentó después de que la Junta de Fiscales de Cataluña no lo considerara conveniente, aunque a los dos días se impuso el criterio de la Fiscalía General del Estado.

Según informa Efe, Rigau ha prestado declaración esta mañana durante cerca de una hora y se ha limitado a contestar a la preguntas planteadas por el juez Joan Manel Abril y a su defensa, mientras se ha negado a responder a la Fiscalía y a los abogados de la acusaciones populares, ha indicado.

La consellera en funciones ha asegurado ante el juez, según su declaración a la prensa, que no dio “ninguna orden ni instrucción a los directores de instituto” para la organización de la consulta del 9 de noviembre del pasado 2014, y que se limitó “simplemente a informarles de que los centros podrían ser usados” para la misma por parte de voluntarios.

Ha considerado “extrañísimo” que se quiera establecer un delito de enriquecimiento a la hora de organizar la consulta -aludiendo a la malversación de caudales- y ha añadido: “Ni pensamos ni hicimos nada para enriquecernos”.

Irene Rigau no ha querido entrar en valoraciones políticas sobre el proceso en el que está inmersa, y ha afirmado que tiene su conciencia “bien tranquila”, en el sentido de que no “he hecho nada negativo” porque “cumplía un mandato del Parlament de Cataluña, mi Parlament”.

La comitiva de la consellera

Según Europa Press, Irene Rigau llegó a las 9:30 horas al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) arropada por la vicepresidenta, Neus Munté, y el resto de consellers (salvo el propio Artur Mas), asï como por miembros de Junts pel sí y la CUP, entidades y cientos de personas. Asimismo, iba acompañada por sus abogados, entre ellos Miquel Roca. Para este mismo martes también está prevista la declaración de Joana Ortega.

Desde las 9.00 horas se han concentrado ante el edificio medio millar de personas con banderas independentistas, que han recibido a los políticos con gritos como ‘Poner las urnas no es delito’ y con cánticos en favor de la independencia. Los asistentes, que han entonado Els Segador –himno catalán–, han abucheado al secretario general de Unió, Ramon Espadaler. La concentración ha transcurrido con tranquilidad y ha quedado disuelta hasta la tarde, cuando se retomará para acompañar a Joana Ortega.

El cabeza de lista de Junts pel Sí, Raül Romeva, ha lamentado que se haya llamado a declarar a Mas, a Irene Rigau y a la exvicepresidenta Joana Ortega por la consulta independentista del 9N. “Es incomprensible e inadmisible que en un Estado de derecho por poner las urnas a una persona se la impute y se la procese”, ha dicho Romeva a los medios.

Por su parte, el coordinador general de CDC, Josep Rull, ha asegurado, en referencia al proceso soberanista, que “esto no lo va a parar absolutamente nadie” y ha advertido de que “los que creen que a través del Código Penal se puede parar la voluntad de todo un pueblo se equivocan y mucho”. “Ningún tribunal ni ninguna ley pueden parar la democracia. La democracia en si misma está por encima de estas cuestiones”, ha añadido.

Asimismo, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha afirmado que ella también se siente imputada por la consulta participativa del 9 de noviembre: “Mientras continúen imputando las urnas, el 9N y la voluntad democrática de los catalanes, nos sentimos todos claramente imputados”.

Fernández Díaz lamenta la coincidencia de la declaración de Mas con el aniversario de Companys

Por su parte, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha reconocido este martes, en una entrevista en ‘Los Desayunos de TVE’ recogida por Europa Press, que es una “lamentable coincidencia (…) poco afortunada” que la declaración de Artur Mas ante el juez coincida con el 75 aniversario del fusilamiento del presidente de la Generalitat Lluís Companys, porque se puede fomentar “el victimismo de quienes hacen el victimismo un instrumento al servicio de su estrategia”.

En todo caso, el ministro se ha mostrado convencido de que esa coincidencia “no ha sido buscada” por el juez instructor y ha insistido en que el Gobierno no tiene nada que ver con este proceso, ya que en un Estado de Derecho existe separación de poderes.