La alimentación no parece muy tecnológica; no se ven grandes pantallas como las de los teléfonos móviles en las legumbres, ni tampoco los cereales del desayuno se pueden conectar a internet. Y, sin embargo, la conjunción del sector de la comida -“food”- con el tecnológico -“tech”- da lugar al mercado “foodtech”, un espacio de negocios expuesto a la innovación.

Pero que nadie se llame a engaños: por muy nuevo que sea, el foodtech es un mercado ambicioso. Este año va a cerrarse con una inversión total de 5.000 millones de dólares, según las cifras aportadas en la mesa redonda dedicada al sector durante el South Summit.

Dentro del mundo foodtech caben tanto las empresas de comida a domicilio a través de internet como las que desarrollan tractores inteligentes.

En este segundo epígrafe se mueve AgFunder, un fondo de inversión que se dedica a inyectar dinero en iniciativas innovadoras como Autonomous Tractor Corporation, que pretende diseñar un tractor que se conduce solo, como el coche autónomo de Google. El objetivo de este proyecto es “que cada uno sea capaz de plantar y controlar el campo, sin estar en la granja”, como explicó Melissa Tilney desde AgFunder, quien también destacó lo útil que podría ser esta tecnología para los mercados emergentes.

Autonomous Tractor Corporation está desarrollando un tractor que se conduce solo

No obstante, tampoco hay que irse a grandes vehículos para apreciar algunas ideas innovadoras en el marco del sector foodtech. Otro ejemplo es Edaman, una plataforma online que encuentra las recetas colgadas en internet que mejor encajan con cada persona. Desde la compañía, Ianko Ignatiev indicó que su intención es cambiar de nuevo el paradigma, com hizo la comida rápida en los 90’.

Este es un ejemplo de lo que se puede conseguir en el terreno de la “comida personalizada”, un área que todos los asistentes a la mesa sectorial de South Summit coincidieron en señalar como el futuro, el santo grial del sector foodtech.

Con esta opinión coincide también Nora Khaldi, de Nuritas, una compañía que se dedica a identificar componentes valiosos que se encuentran dentro de los ingredientes que utilizamos en la cocina pero que se desaprovechan por cómo tratamos los alimentos.

Hay más facetas de la comida personalizada que despiertan el interés de los actores del sector. Melih Odemis, del portal turco de comida a domicilio Yemeksepeti, vislumbra un futuro en el que se realizarán tests de ADN para definir la comida que más nos conviene.

Melih Odemis vaticina que se realizarán tests de ADN de manera sistemática para definir la comida que más nos conviene

Pero todos coinciden también en que el universo foodtech tiene que, por otro lado, dar respuestas a las grandes cuestiones del sector agroalimentario, que va a tener que abastecer a una población creciente en todo el mundo.

Por eso, este espacio de innovación está llamado a idear “formas más sostenibles de producir comida”, como subrayó el inversor Ali Partovi, fundador de numerosas startups y asesor de importantes compañías de Silicon Valley.

 

Foto: Flickr – Steven Depolo