El Observatorio de San Roque de los Muchachos, en la isla de La Palma, será la sede de 20 de los 100 telescopios mundiales de nueva generación.

La Red de Telescopios Cherenkov (CTA, según sus siglas en inglés), es un proyecto internacional para la construcción de la nueva generación de telescopios en el que participan cientos de científicos e ingenieros de más de 20 países. Su función es el estudio del universo en rayos gamma de muy alta energía, que aportan información de los fenómenos más violentos y extremos que ocurren en el Universo.

Los telescopios Cherenkov no detectan directamente los rayos gamma sino sus efectos cuando interaccionan con las partículas de la atmósfera terrestre generando una cascada electromagnética, explican. Este tipo de radiación permite estudiar los procesos físicos que liberan más energía en el Universo, entre los que se encuentran las explosiones de supernova y los agujeros negros.

La nueva red de telescopios también permitirá la búsqueda de materia oscura y el estudio de la posible estructura cuántica del espacio-tiempo. “La astrofísica de rayos gamma de muy alta energía es uno de los pilares de la física de astropartículas y la última ventana al cosmos que se ha abierto en la astrofísica moderna” indican desde CTA.

La Red de Telescopios Cherenkov contará con cien telescopios de nueva generación repartidos en los dos hemisferios, que complementarán a los telescopios anteriores. Veinte se situarán en el hemisferio norte, en el observatorio de la isla canaria de La Palma, donde  ya se encuentran operativos los telescopios MAGIC, considerados entre los mejores del mundo en este rango de altas energías pero más limitados que los Cherenkov. España aportará 40 millones de euros para su construcción, aproximadamente la mitad del coste total de la infraestructura, financiados parcialmente por el Fondo Europeo para el Desarrollo Regional (FEDER).

Vista general del Observatorio del Roque de los Muchachos (Foto de IAC).

 

La sede en el hemisferio sur se situará en el observatorio de Paranal, en el norte de Chile. La decisión del emplazamiento fue tomada en julio por el Consejo de la Red de Telescopios Cherenkov tras la evaluación de las condiciones ambientales, el rendimiento científico y los costes de construcción y operación de las diferentes candidaturas. El Observatorio de San Roque competía en la ronda final con la del Observatorio de San Pedro Mártir, en México.

Los telescopios de CTA tendrán tres tamaños distintos. Los mayores serán los cuatro Large Size Telescopes (LST), con un espejo primario de 23 metros de diámetro. Están siendo diseñados por un equipo de universidades e institutos de investigación en el que junto a grupos de Japón, Italia, Francia, Alemania, Brasil, India, Suecia y Croacia trabajan grupos españoles de la Universidad de Barcelona, el IFAE, el CIEMAT y la Universidad Complutense.

El primer telescopio LST se instalará el año que viene en el Observatorio de San Roque de los Muchachos, aunque esta misma semana se ha colocado la primera piedra de su prototipo en presencia del Premio Nobel de Física, Takaaki Kajita.