Mediaset, matriz de la cadena Telecinco, y Globomedia, productora responsable de la comedia “Anclados”, han anunciado el fin de la serie tras sólo una temporada en antena. Las razones son “estrictamente argumentales”, lo que se veía venir desde que comenzó a gestarse este programa.

Ya en el comienzo de la planificación de Anclados, el ritmo de producción estuvo lastrado por constantes cambios. Había algo que no funcionaba, que no convencía tanto a Mediaset como a Globomedia, según han explicado a SABEMOS fuentes involucradas en la serie.

Esta es una circunstancia que han confirmado fuentes de Mediaset, aunque han matizado que, durante la fase de preproducción, “todas las series tienen guiones que van y vienen, tramas que van y vienen, y personajes que se caen”.

Pero había algo en las historias de Anclados que no convencía a ninguna de las partes, y esa ha sido, precisamente, la causa de la defunción. No han influido los datos de audiencia, como corrobora Mediaset con el respaldo de unas aceptables cifras de share. Entonces, si un programa tiene un relativo éxito, ¿por qué se elimina?

“La serie se ha cancelado porque no nos satisfacía argumentalmente a ninguna de las dos partes. El desarrollo de la segunda temporada no convencía”, han aclarado desde Mediaset, al tiempo que han adelantado que están trabajando en otro proyecto, una comedia que les parece “más adecuada”.

Las mismas fuentes del grupo audiovisual se han apresurado a desmentir cualquier tipo de tensión con los accionistas de Globomedia y han reiterado que existe una relación “excelente” con la productora, después de más de 20 años de colaboración en proyectos que le han reportado a Telecinco grandes pelotazos de audiencia, como los que consiguiera con Aída.

Por el camino se queda un programa que desde el comienzo se sintió como Paco, el protagonista de Réquiem por un campesino español: resignado a morir.

La serie tuvo que posponer su estreno en múltiples ocasiones, así como cambiar su reparto varias veces; era necesario satisfacer las exigencias que llegaban desde Mediaset, han asegurado las fuentes que participaron en Anclados. “Si una serie se retrasa más de un año es que algo no anda bien”, sentencian.

En el equipo, tanto de producción como de rodaje, se siguió con incertidumbre todo el ciclo vital de la serie, desde los primeros contratiempos hasta los últimos datos de audiencia. Nadie garantizaba que Telecinco quisiera que la comedia continuara en antena, incluso aunque fuera renovada para una segunda temporada. Al final, los agoreros han tenido razón.

Un barco a la deriva

Anclados retartaba en tono humorístico las situaciones que vivía la tripulación de un crucero, el “Ancla II”. Esta comedia con situaciones estrambóticas contaba con la participación de actores como Rossy de Palma, Úrsula Corberó, Joaquín Reyes y Miren Ibarguren.

La crítica no fue especialmente amable con los argumentos que se desplegaron durante la primera temporada, aunque la serie sí consiguió concitar a millones de espectadores frente a sus pantallas.

A quienes tampoco convenció fue a algunas asociaciones, que se quejaron por el tratamiento que hizo Anclados de algunos colectivos, como el de los gitanos o el de los menores con cáncer. Más razones para cancelar una serie.