Desconectando los aparatos que permanecen en standby, los hogares españoles ahorrarían 1.256 millones de euros al año en la factura de la luz.

Muchos son los dispositivos que intervienen en el consumo energético del hogar, pero a veces no nos damos cuenta que, además del horno o la lavadora, dentro de ese consumo entran otros aparatos que de manera silenciosa también están generando un importante gasto de energía. Estos son los dispositivos en standby como la televisión, la impresora o incluso el aire acondicionado, que si los apagásemos de la forma adecuada podrían suponer un importante ahorro económico.

Según un estudio realizado por la app Mirubee, los hogares españoles podrían ahorrar más de 1.256 millones de euros al año en su factura de la luz desconectando todos aquellos aparatos que están en estado de standby. Un dato que extrae la compañía después de analizar el consumo y comportamiento energético de más de 300 hogares de toda España.

“Pudimos comprobar que el gasto que generan los dispositivos en modo standby representa un 20% del consumo total de energía de la vivienda”, señalan los responsables de la aplicación.

Los aparatos en modo espera suponen a un hogar un consumo medio de 38,10kWh al mes. Mirubee señala que teniendo en cuenta que la media del kWh ronda los 0,15€, nos encontramos con 5,72€ mensuales, lo que supondría un gasto total de 68,64€ anuales que cada vivienda tiene que pagar por esa ‘fuga silenciosa’ de electricidad. Si este dato se aplica a los 18.303.100 de hogares que hay en España según el INE, cada año las familias españolas tiran por la borda unos 1.256.324.784€ en energía desaprovechada.

“Los aparatos en standby no son solo los del piloto rojo sino que también hay otros muchos dispositivos que si están enchufados, aunque no se usen, también consumen electricidad”, aclaran desde Mirubee.

El aire acondicionado es el dispositivo que más consume en modo espera, haciéndonos derrochar unos 38,88 euros al año. También los discos duros multimedia consumen anualmente el equivalente a 19,44 euros, el gasto de una impresora alcanza los 10,37 euros, y una televisión supone 8 euros menos al año. Desde Mirubee comentan que “para evitar este despilfarro innecesario hay que identificar muy bien cuáles son los electrodomésticos que están ocasionando esta fuga de energía y de esta manera comenzar a desarrollar una estrategia racional para acabar con ese derroche energético”. Para ello plantean una serie de consejos para erradicar el consumo silencioso de los aparatos en standby:

  • Televisores, reproductores de dvd, equipos de música o de cine en casa o el router, entre otros son los más habituales en este modelo de consumo en reposo. Desenchufar todo lo que no sea necesario o incluir todos los aparatos electrónicos en una regleta para apagarlos conjuntamente, de esta manera no recibirán electricidad y por tanto su consumo será igual a cero.
  • Algunos equipos de aire acondicionado se mantienen en espera consumiendo electricidad incluso en invierno cuando no se están utilizando. Si en el cuadro eléctrico hay un circuito dedicado únicamente a este aparato, la mejor opción es desconectarlo fuera de las épocas más calurosas.
  • Los ordenadores son otros de los puntos de fuga habituales, en ocasiones no se apagan correctamente y se quedan desatendidos consumiendo energía. Configurarlo para que entre en modo energético después de unos minutos sin usar reducirá el consumo en la factura.