Alejados de la guerrilla del fútbol , los operadores móviles virtuales (OMV) tienen que seguir con su vida, que no es otra que robar el máximo posible de clientes a los grandes operadores. Así confiesa el CEO de Simyo a SABEMOS que uno de sus objetivos es ser la novia preferida para los usuarios de Movistar, Vodafone o Yoigo.

Cuando todos los ojos se centran en la batalla abierta entre Movistar, Orange y Vodafone a cuenta del fútbol y los contenidos de televisión, hay otras compañías de telecomunicaciones con objetivos muy distintos. Es el caso de los operadores móviles virtuales (OMV), que siguen buscando su hueco con tarifas muy agresivas que atacan directamente el bolsillo de los usuarios.

Uno de los actores más relevante de este segmento es Simyo, que recientemente sobrepasó los 600.000 clientes, y que al amparo de Orange busca a golpe de portabilidad seguir creciendo. Su único pero hasta la fecha es que todavía no puede ofrecer 4G a sus clientes, algo que tampoco obsesiona a su CEO, Jesús Noguera, que tras su paso por Amena y la reciente llegada al operador naranja (igual que su dueño al que lleva ligado desde 2006), ha compartido con SABEMOS la actualidad relativa a la compañía y los OMV.

“El tema de 4G ha estado encima de la mesa mucho tiempo, pero hemos tenido otras prioridades que han hecho que se retrase”. Supuestamente se rumoreó con la activación del servicio durante el pasado verano, pero finalmente no fue así. De este modo, ante la pregunta directa de “cuándo habrá 4G en Simyo”, la respuesta de Noguera es: “Yo espero que sea en 2015”. Aunque es muy posible que esa esperanza sea inmediata y que en los próximos días la compañía anuncie que ya está a disposición de sus usuarios esta tecnología.

Noguera reconoce que algunos de sus clientes han pedido el 4G de forma insistente, pero asume que hay otras prioridades. Por ejemplo, afirma que en estos momentos están llevando a cabo una migración de sistemas, y que de forma inminente tampoco llegará. No obstante, la estrategia parece estar bien medida. “Mi experiencia me dice que el 4G es una cosa que los clientes demandan, pero que a su vez no es una barrera para que cambien de oferta sin problema”. Es decir, de momento, y al menos Simyo, parece que lo ve como un valor añadido, algo que suma pero que no se convierte en fundamental dentro de su estrategia.

A la sombra de Orange

“Sí tenemos libertad de movimiento”. La rotundidad del CEO de Simyo pretende dejar claro que pese a pertenecer a Orange desde 2012, ellos operan como una compañía con total libertad. De hecho, asegura que los únicos límites que tienen se los ponen ellos mismos aplicando una visión global de compañía.

En realidad, Noguera afirma que todo es mucho más sencillo. Amena y Simyo son dos marcas que complementan la oferta de Orange, y éstas a su vez son complementarias entre ellas. “Por ejemplo, Simyo nunca va a lanzar una tarifa ilimitada al estilo de Amena, pero como ellos no lanzarán nunca una tarifa escoge tu modelo como la nuestra”. De hecho, asume que algo así sería visto como un sinsentido por parte del consejero de delegado de Orange.

Para Noguera todo son ventajas. Primero porque les da músculo y visión de mercado, y porque cree que sentirse parte de algo más grande como es Orange es algo que hacer “sentirse bien”.

Competidores claros, cuota de mercado no tanto

Nosotros tenemos muy claro lo que somos. Luchamos con el resto de OMVs, pero ya no por quitarnos usuarios entre nosotros, sino por ser la novia del cliente de Movistar, Vodafone o Yoigo”. Noguera confirma lo que es una realidad de mercado: la mayor parte de sus usuarios los ganan de los “grandes”, curiosamente no de sus rivales que serían Pepephone o MásMóvil. Sin duda, una de las contrariedades que guarda este segmento low cost.

Ahora bien, ¿hasta dónde pueden dar de sí esas portabilidades? A falta de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en sus próximos informes, filtre a Ono y Jazztel de los datos sobre cuota de mercado móvil, parece difícil pensar que ésta se sitúe por encima del 10%. Por lo tanto, ¿cuál es el margen de crecimiento dentro del segmento mobile only?

Noguera pone sobre la mesa un dato: el 30% del mercado sigue facturando ‘solo móvil’, por lo que todavía hay margen. No obstante, reconoce que las ofertas convergentes y las líneas adicionales son un enemigo a vigilar, pero también es optimista, ya que los “grandes” se han centrado en los contenidos de TV y no luchan por los clientes de ‘solo móvil’ tan agresivamente.

¿Y qué hay de lo vuestro? “De momento no vemos ni pensamos en un Simyo con ofertas convergentes, queremos seguir en lo nuestro”. Noguera asegura que 2014 y 2015 están siendo buenos años, y que por ende no hay que cambiar de estrategia. Pese a ello, la incertidumbre sobre el crecimiento en el segmento sigue ahí. En este caso, el responsable de Simyo advierte de que “no hay hueco para nadie más, esto va de pelearse entre los que estamos, a lo mejor habrá alguna consolidación, o por ejemplo MásMóvil, que ya está al tema, o el caso de los étnicos, pero no creo que haya cabida para nuevos operadores”.

El razonamiento de Noguera tiende a lo sensato: “Creo que el mercado que hay a día de hoy es suficiente para los low cost que estamos con una estructura de costes adecuada y una inversión contenida”.

Ante estas perspectivas, habrá que determinar si finalmente los tres grandes operadores, Movistar, Vodafone y Orange, deciden que sus respectivos low cost, Tuenti, Lowi y (Amena y Simyo) sigan “libres”, o por el contrario los integran de alguna manera. Aunque de momento, parece que las estrategias son complementarias a sus matrices.