La aerolínea low cost vuelve a acusar a la agencia de viajes online de engañar a los clientes con una web de simula ser la de la compañía aérea y de utilizar la publicidad en Google a golpe de talonario para captar tráfico que quiere entrar en la web de Ryanair.

El conflicto viene ya de lejos. Ryanair lidera desde hace en torno a una década la batalla contra algunas prácticas comerciales de eDreams, un gigante mundial de las agencias de viajes online. La compañía de bajo coste viene denunciando (también en los tribunales) que eDreams engaña a los clientes al llevarlos a una web que simula ser la de la aerolínea para vender sus billetes.

La batalla comenzó hace años, cuando Ryanair quería sólo potenciar la venta directa de sus billetes en su propia web y trataba de evitar que los clientes recurriesen a agencias de viajes. Ahora, que Ryanair ha decidido incluir su oferta en los tres grandes sistemas de distribución de reservas (Amadeus, Travelport y Sabre) y en las agencias de viajes, la guerra con eDreams continúa.

Imagen de una búsqueda de Google con los links de pago de eDreams y Ryanair.

Nada tiene que ver ahora con el intento de antaño de que las agencias no se llevasen parte de la tarta de sus reservas. Ya no. Ryanair actualmente lucha contra unas prácticas comerciales y publicitarias desarrolladas por la agencia online y que la aerolínea irlandesa entiende que sólo buscan engañar al viajero.

La publicidad en Google como clave

Y es que eDreams puja fuerte (muy fuerte) en el sistema de anuncios publicitarios de Google (AdWords) para que una de sus webs aparezca siempre en primer lugar cuando un usuario hace una búsqueda con la palabra ‘Ryanair’ (también sucede con el nombre de otras aerolíneas).

El anuncio de la agencia online aparece en primera posición, en la URL del subdominio está ubicado el nombre de Ryanair en primer lugar y, cuando el usuario clica en el link, la página a la que accede tiene un aspecto demasiado similar a la de la propia aerolínea (con el logotipo de Ryanair incluso más visible que el de la agencia, aunque se trata de un site de eDreams).

Ryanair se queja (lo lleva haciendo desde hace años y ha vuelto a la carga esta misma semana) de que los clientes inician la compra del billete en esa web pensando que se trata de la página de la aerolínea. Y cuando acaban el proceso se encuentran con que toca pagar determinados recargos (la comisión de gestión que cobra eDreams) y que la tarifa no se corresponden con las que ofrece Ryanair.

E incluso a veces eDreams garantiza en ese subdominio tener las tarifas más baratas para vuelos de Ryanair, promocionando precios inferiores a los de la propia aerolínea, pero que al final del proceso de compra se han multiplicado por los varios recargos aplicados. Por todo esto, el cabreo de Ryanair es mayúsculo.

Ryanair pide a Google que se implique

El gigante ‘low cost’ pide que Google se involucre de una vez y tome medidas para garantizar la transparencia en su sistema de links promocionales de pago. Un llamamiento que la aerolínea realiza por las múltiples quejas de clientes que acaban teniendo problemas si compran los billetes a través de esta página simulada de eDreams en caso de cancelación del vuelo, cambio de horario, para realizar la facturación online o si tienen necesidades especiales y quieren comunicárselas a la compañía.

“eDreams ha estado vendiendo ilegalmente vuelos de Ryanair, mediante una web que hace ver que es la de Ryanair.com, y en la que ofrece un servicio peor, con comisiones adicionales y en ocasiones vendiendo tarifas que incluso no existen”, denunció esta semana Kenny Jacobs, jefe de Operaciones de Ryanair. “Nosotros no tenemos ningún problema con la publicidad de Google en general, pero es injusto se utilice como mecanismo para engañar a los consumidores”.

eDreams subraya que tiene “pleno derecho” a vender los billetes de Ryanair y de otras aerolíneas ofreciendo más posibilidades y más variedad de oferta a los clientes y, al tiempo, subraya que es perfectamente legal utilizar el servicio de Adwords de Google para anunciar sus servicios. “Ryanair ha estado intentando, sin éxito, evitar que las agencias online vendan sus billetes durante los últimos diez años”, indicaba la agencia en un comunicado, “y ahora ellos denuncian nuevas e infundadas quejas”.

En los tribunales Ryanair ha tenido suerte dispar en esta materia. El pasado enero, un juez alemán le daba la razón a la aerolínea y prohibía que eDreams promocionase tarifas inexistentes en la oferta de Ryanair. En España, por el contrario, el Tribunal Supremo desestimó un recurso de Ryanair y confirmó que la agencia de viajes online Rumbo puede seguir vendiendo libremente los billetes de la compañía aérea de bajo coste.

La guerra Ryanair/eDreams viene de largo… Y va para largo.