La cooperativa de crédito surgida tras la fusión de Ipar Kutxa y Caja Laboral se cuela en la disputa de la banca por captar pasivo con una cuenta que permite ganar un máximo de 300 euros al mes por depositar dinero en esta entidad.

Laboral Kutxa, la cooperativa de crédito vasca, se mete de lleno en la batalla por captar depósitos en el sistema financiero español, que desde hace meses tiene enfrentados a los bancos y cajas, forzados por su competencia a forzar cada vez más los esquemas, que son cada vez más llamativos para captar la atención del público y (sobre todo) sus ahorros. En este caso, la entidad vasca se ha decantado por un modelo de cuenta de ahorro con aportaciones de libre elección, en la onda de lo que ya hicieran en COINC.

Con esta modalidad, cada cliente puede elegir la cuota mensual que quiere destinar al ahorro. A partir de estas aportaciones, y en función de su cuantía, Laboral Kutxa paga una remuneración cada vez mayor por el pasivo, hasta llegar a medio punto porcentual.

Tal y como consta en la página web de la propia entidad, la nueva cuenta Ahorro Regular permite obtener una rentabilidad más alta de lo habitual en este contexto de bajos tipos de interés. Así, se oferta un 0,5% TAE solo para aquellos clientes de más de 18 años y con nómina domiciliada en Laboral Kutxa. En caso de que se cumplan las condiciones impuestas, esta cuenta ofrece hasta un máximo de 300 euros mensuales de rentabilidad.

Libre de comisiones, la cuota mensual de la cuenta Ahorro Regular durante el primer año no podrá ser inferior a los 30 euros, ni tampoco superior a los 300, y en todo momento hay opción de sustituirlo. Una vez que se renovase, “el importe de la cuota puede ser modificado hasta un máximo de 1.000 euros”. Y en caso de cancelación, la rentabilidad acumulada se reduciría a la mitad (un 0,25%).

FOTO: NACHO en FLICKR