El conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Santi Vila, ha pedido este viernes a Renfe que corrija “con urgencia” la atención a los usuarios catalanes cuando hay averías, sea cual sea la causa, en la red ferroviaria catalana.

En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, Vila ha insistido en que se deben proteger y mantener bien las vías, así como contar con mecanismos que eviten la paralización del servicio en caso de incidencia, y que “si todo falla, los ciudadanos no pueden estar desatendidos”.

“Eso se hace francamente mal y es decepcionante” en Rodalies y puntualmente en el AVE, ha sostenido, por lo que ha instado a Renfe a tratar al ciudadano como un cliente, que paga su billete y tiene derecho a la movilidad, ha argumentado.

“En Cataluña no tienen credibilidad por lo que pasa diariamente en Rodalies. Hacen el trabajo lentamente y mal”, porque cuando hay una incidencia no hay nadie que se preocupe de explicárselo a los usuarios, ha lamentado.

“INADMISIBLE”

Respecto al corte en la fibra óptica del AVE que paralizó el servicio la mañana de este jueves en Cataluña, el conceller ha indicado que “todo hace pensar que la hipótesis del sabotaje es muy plausible”. Con todo, ha añadido que la investigación no está cerrada y no se puede concluir todavía la causa que ha generado este “gran e inadmisible colapso”.

Todo caso, Vila ha augurado que la fase de dirimir responsabilidades debe concluir en las próximas horas, y ha asegurado que, si se confirma el sabotaje, “es evidente que la ley debe caer con toda la fuerza contra estos comportamientos delictivos que han perjudicado a tantos miles de ciudadanos”.

De todas formas, ha reprochado: “No puede ser que una línea que ha costado una inversión multimillonaria, que tecnológicamente presumimos que es muy avanzada, pueda sufrir una crisis de estas características por un hecho tan puntual”. Por ello, ha criticado que no haya los mecanismos “de redundancia o en definitiva que hacen posible que una crisis de estas se gestione” y el servicio no se interrumpa. “No se puede permitir, el sistema debe tener sus mecanismos de reacción para remontar cualquier tipo de agresión o ataque”, ha advertido.