Los consejeros del organismo siguen sin tener acceso a la nota informativa que el equipo de geólogos del centro elaboró para mostrar sus dudas sobre los terrenos elegidos para albergar el almacén de residuos radioactivos y sobre el sobrecoste que supondrá hacerlo seguro por la calidad del suelo.

Los miembros del pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aún están a la espera de recibir el documento que el área de geólogos del organismo elaboró, por iniciativa propia, para alertar de las “características desfavorables” de los terrenos elegidos para construir el almacén de residuos radioactivos en Villar de Cañas (Cuenca).

Los técnicos del área de Ciencias de la Tierra (CITI) del CSN redactaron una “nota informativa” en la que expresaban sus dudas en torno a la calidad de los suelos de la parcela y avisaba de que probablemente no se habían valorado correctamente los sobrecostes que conllevaría la construcción en esa ubicación para garantizar su seguridad.

El director técnico de Seguridad Nuclear del organismo, Antonio Munuera, decidió no incluir la nota informativa de los geólogos en el informe definitivo que sirvió para que el CSN informara favorablemente para la concesión de la autorización previa del cementerio nuclear (lo que, en la práctica, conllevó dar por buena la ubicación elegida para albergar el silo).

El documento con las dudas técnicas no sólo no se incluyó en el informe, sino que tampoco se informó de su existencia a los cinco miembros del pleno del CSN (el órgano que de forma colegiada adopta las decisiones sobre seguridad nuclear del centro). Sin embargo, el diario El País desveló la existencia de la nota informativa y una de las consejeras, la exministra Cristina Narbona, mostró su malestar en la reunión del pleno del 29 de julio por no haber tenido conocimiento de la nota ni acceso a su contenido.

El pleno pide conocer el contenido de la nota

Según se recoge en el acta de ese pleno de finales de julio, el presidente del CSN, Fernando Marti Scharfhausen, solicitó entonces al director técnico Munuera que “documente pormenorizadamente las circunstancias y el contenido de la nota, para que quede la debida constancia y que sea aportada al pleno por la secretaria en una próxima reunión”.

Sin embargo, más de dos meses después los miembros del pleno siguen sin tener acceso al documento porque la dirección técnica no ha elevado la nota informativa al pleno, según confirman a SABEMOS fuentes conocedoras del proceso. Fuentes oficiales del CSN prefieren no hacer comentarios sobre el asunto.

Desde la del 29 de julio, el pleno del CSN ha celebrado ya tres reuniones y en ninguna se ha abordado de nuevo el contenido de la nota informativa ni se ha hecho llegar a sus cinco miembros el informe. Y en la próxima reunión, prevista para el 14 de octubre, al menos de momento no se contempla que el pleno trate este asunto.

Los geólogos ven “características desfavorables”

En la nota informativa, los geólogos de CITI alertaban de las “características desfavorables” del emplazamiento elegido para construir el cementerio nuclear y avisaban del impacto de esas características en la seguridad de la instalación durante toda su vida útil.

“Cabe dudar si se ha comprobado con rigor la adecuada proporcionalidad real entre las necesidades técnicas a resolver por el ATC y los recursos que se necesitarán para garantizar su seguridad y para reducir las incertidumbres existentes”, se recoge en el documento elaborado por los técnicos y firmado por todos los miembros del área de geólogos, según ha podido saber SABEMOS.

Munuera justificó la no inclusión de la nota informativa en el informe sobre la autorización de la ubicación del almacén en el carácter anómalo del procedimiento (sin el visto bueno de sus superiores jerárquicos), en que no es competencia del área de geología valorar los costes económicos de la instalación y en que el documento llegó a su poder después de que su propuesta de dictamen técnico quedara definitivamente cerrada el 17 de julio.

Según el relato del director técnico ante el pleno, primero le llegó la nota informativa por correo eléctrico y posteriormente, el 22 de julio, también físicamente. Y, según él, el dictamen técnico ya estaba cerrado. Sin embargo, según la documentación a la que ha tenido acceso SABEMOS, ese informe de la dirección técnica no entró en el registro del CSN hasta el 23 de julio.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobó el 27 de julio su informe favorable a la autorización de emplazamiento del almacén nuclear de Villar de Cañas, lo que en la práctica supone ratificar la idoneidad de la ubicación elegida para albergar la instalación. Sin embargo, incluso en el propio informe aprobado por el organismo se recogían las dudas de su cuerpo técnico sobre la calidad de los suelos y se emplazaba a hacer nuevos estudios en las próximas fases del proceso.