El lema de este año es “Stop a la avaricia empresarial”. Los tuiteros españoles, que saben un rato de esto y tienen mucho que decir, tuitearon durante más de doce horas sobre este asunto. ¿Y los políticos?

Ayer fue el Día Mundial del Trabajo Decente, una jornada creada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un organismo especializado de la ONU. Su objetivo es la promoción de los derechos sociales y laborales, del empleo, de la protección social y del diálogo social.

La OIT ha elaborado un informe que revela que unos 2.000 millones de personas, el equivalente a dos tercios de los trabajadores que hay en el mundo, no tienen un empleo digno. Otros puntos del informe señalan un cambio en las relaciones laborales suscitado por la globalización y las nuevas tecnologías, a los que aun hay que adaptar el mercado laboral, y que apuntan cada vez más al trabajo por cuenta propia.

 

 

El director del Departamento de Investigaciones de la OIT, Raymond Torres, ha revelado a Efe que España es el país donde más han crecido las desigualdades y mantiene mucho empleo precario pese a la reforma laboral de 2012. “La reforma laboral no ha conseguido mejorar la calidad del empleo. El proceso de creación de empleo actual es muy positivo, pero hay mucho que hacer para mejorar la calidad del empleo”, ha subrayado. También ha dicho que el número de trabajadores pobres, aquellos que ganan menos del 60% de la renta media, aumentó en España en más de cuatro puntos entre 2000 y 2014, al pasar de 18% al 22,2%.

 

 

¿Cómo reaccionan los españoles ante esta información? Con ironía, con sarcasmo, recordando otros datos que no favorecen precisamente el trabajo decente… y con mucha indignación por la situación precaria que sufren millones de trabajadores españoles.

 

 

 

 

 

 

 

¿Y qué dicen los políticos el Día Mundial del Trabajo Decente?

 

El Partido Popular no ha participado en la conversación en torno al #TrabajoDecente, pero sí hizo referencias al empleo innovador. El Presidente del Gobierno inauguró un encuentro entre emprendedores e inversores con un mensaje muy optimista y algunas promesas electorales.

Lejos de hacer autocrítica, el Partido Popular saca pecho por su gestión en materia de empleo apoyándose en los buenos datos que ha cosechado el sector turístico español en el último año.

 

El Partido Socialista sí participó directamente en la conversación para criticar la gestión del gobierno y lanzar, también, grandes promesas electorales. Pedro Sánchez participó en un foro de la Cadena SER y centró parte de su discurso en la política de empleo del PSOE, que incluye la derogación de la reforma laboral de 2012 y un aumento del salario mínimo.

 

 

Podemos criticó vía Twitter las actuales políticas de empleo, pero no precisó ninguna iniciativa propia más allá de un cambio “en el modelo productivo”.

 

Ciudadanos se ha pronunciado en el mismo sentido, resaltando el drama del trabajo precario sin especificar ninguna propuesta en su única mención tuitera al empleo en la jornada del trabajo decente.

 

Izquierda Unida se limitó a publicar un par de tuits de apoyo a las brigadas forestales, que llevan más de diez semanas en huelga reclamando una subida de sueldo ya que actualmente este no supera los 900 euros.