Alrededor de 20 trenes y 7.000 viajeros se han visto afectados por la paralización de todos los AVE, Avia y Avant que circulaban esta mañana en Cataluña, causada por cuatro cortes realizados de forma intencionada en la fibra óptica de dos líneas (dos cortes en cada una) entre Villafranca del Penedès y Gelida (Barcelona). Las autoridades no descartan ningún motivo, desde el intento de robo de cable o el vandalismo. Adif ya ha advertido de que la fibra óptica no tiene ningún valor en caso de posible reventa.

Un portavoz de Adif informó a Efe de que poco después de las siete de la mañana se había detectado en la línea del AVE “una incidencia” que afectaba “a los sistemas de gestión de tráfico” de los trenes y que “por motivos de seguridad” los trenes habían quedado parados. Asimismo, un portavoz de Renfe explicó a la agencia que los trenes Alvia y Avant que circulan por Cataluña también se habían visto afectados y que sólo funcionaban los trenes de la red convencional y los del corredor del Mediterráneo.

“Aunque inicialmente todo apunta a que se trata de un intento de robo de cable, se están investigando otras hipótesis, como un posible acto de vandalismo”, informó horas más tarde Adif en un comunicado, en el que anunciaba la paulatina recuperación de la normalidad en la circulación ferroviaria en Cataluña.

Asimismo, Adif precisó que se estaban “realizando las primeras valoraciones de los daños provocados en las instalaciones para presentar la correspondiente denuncia ante los Mossos d’Esquadra”. Según el diario El Mundo, los Mossos d’Esquadra barajan “un posible sabotaje”, aunque no han descartado totalmente que se haya tratado de un intento de robo de cable de cobre que haya dañado el cable de fibra óptica de las vías de alta velocidad.

Por su parte, el presidente de Adif, Gonzalo Ferre, ha precisado a Europa Press que la paralización del servicio de AVE se debió a cuatro cortes realizados en la fibra óptica de la línea ferroviaria, dos en cada una de las dos vías de la línea, en el tramo comprendido entre Gelida y Vilafranca del Penedés (Barcelona). En todo caso no se ha querido pronunciar sobre si los cortes se debieron a un intento de robo o a un acto vandálico y sí ha advertido de que la fibra óptica no tiene ningún valor en caso de reventa.

 

Plano elaborado por Adif sobre los cortes | Europa Press

 

La circulación fue interrumpida entre Camp de Tarragona y Figueres Vilafant (Girona) hacia las 7.30 de esta mañana por un intento de robo de cable de fibra óptica. El cable había sido cortado en el punto kilométrico 570, entre Vilafranca del Penedès y Gelida (Barcelona), lo que interrumpió el contacto con el centro de comunicaciones y obligó a cortar la circulación.

Fuentes del Ministerio de Fomento indicaron a Europa Press que la causa de la paralización había sido una rotura, muy probablemente intencionada, de la red de fibra óptica, y que se estaban investigando las causas de esta roturaEra la primera vez que se producía una rotura del cable de fibra óptica, necesario para establecer la comunicación con los trenes.

En total se vieron afectados 20 trenes y más de 7.000 pasajeros, según explicó en rueda de prensa el responsable de Renfe en Cataluña, Félix Martín, citado por las agencias. Según Martín, la fibra óptica está protegida por unas canaletas de hormigón en cada lado de las vías a las que no se puede acceder si no es violentamente. “Todo el perímetro de la vía está vallado y formará parte de la investigación policial para determinar la circunstancias del robo”, aseguró.

Ana Pastor no se pronuncia sobre el posible sabotaje

Por su parte, la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha pedido disculpas a los usuarios por estos “hechos gravísimos” y ha precisado, en declaraciones a la prensa en Luxemburgo (donde se celebra el Consejo de ministros de Transporte de la Unión Europea), que los culpables habían “roto la valla y la fibra óptica, tanto la fibra principal como la fibra secundaria en las dos vías”.

Preguntada acerca de que los hechos se deban a un posible sabotaje, Pastor (citada por Efe) se ha limitado a decir que lo están investigando los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, los Mossos d’Esquadra y también los servicios técnicos de Adif, que han desplazado un equipo al lugar de los hechos.

“Le hemos pedido a la Generalitat que los Mossos d’Esquadra colaboren de manera intensa porque es muy importante que no se vuelvan a producir este tipo de sucesos”, ha añadido la ministra, quien ha recordado que más del 50 por ciento de los robos de cable se han producido en Cataluña.

La ministra no ha querido responder si los Mossos d’Esquadra deberían hacer más para proteger las líneas. “Lo que tenemos que hacer en este momento es trabajar para descubrir quién ha sido capaz de cometer algo como esto”, ha declarado.