La fiscalía alemana de Braunschweig, en el norte de Alemania, ha ordenado hoy registrar varias sedes de Volkswagen, entre ellas la central, en la investigación abierta por la manipulación de las emisiones contaminantes.

Según informó la fiscalía de Braunschweig en un comunicado, recogido por la Agencia EFE, el objetivo de los registros es incautarse de documentación y soportes informáticos “que puedan contener información sobre el exacto proceder y la identidad de los empleados de la compañía implicados” en los presuntos hechos delictivos que se investigan.

Los registros fueron dirigidos por tres oficinas de la fiscalía alemana con apoyo de las fuerzas de seguridad.

Tras recibir varias denuncias, la fiscalía de Braunchsweig decidió abrir diligencias para investigar un presunto fraude por el trucaje de motores diésel de varios modelos del grupo Volkswagen.

Aunque en un primero momento informó de que las diligencias se centraban en el expresidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, quien dimitió poco después de conocerse el escándalo, después aclaró que se trataba de una investigación contra desconocidos, con el objetivo de identificar a los culpables del presunto fraude.

 

Foto: Flickr – Gerry Lauzon