La escritora y periodista bielorrusa Svetlana Alexievich ha sido galardonada con el Premio Nobel de Literatura 2015.

El Comité Nobel ha anunciado la concesión del galardón a Alexievich, de 67 años, “por su obra polifónica, memorial del sufrimiento y del coraje de nuestra época”. La escritora se convierte así en la decimocuarta mujer que obtiene el Nobel.

Nacida el 31 de mayo de 1948 en la localidad de Ivano-Frankivsk, en Ucrania, se trasladó junto con su familia a Bielorrusia, donde sus dos padres (bielorruso él y ucraniana ella) ejercieron de maestros.

Al término de sus estudios, Svetlana Alexievich también empezó a trabajar de profesora, antes de graduarse en periodismo, entre 1967 y 1972, por la Univesidad de Minsk. A causa de sus discrepancias políticas con el régimen soviético, la autora fue relegada a un diario local de Brest, cerca de la frontera polaca, y tras regresar a Minsk empezó a trabajar en el diario Selskaja Gazeta.

Durante muchos años, Svetlana Alexievich estuvo recopilando material para su primera novela, La guerra no tiene rostro de mujer (1985), basada en las entrevistas efectuadas a cientos de mujeres que habían participado en la Segunda Guerra Mundial.

“Me interesa lo que les pasa a los seres humanos, no los acontecimientos como tales”

Esta obra era la primera de todo un ciclo de títulos englobados genéricamente como Voces de Utopía, donde se analiza la vida de la antigua URSS desde la perspectiva de los individuos. “A través de su método, consistente en una cuidadosa recopilación de voces humanas, Alexievich hizo más profunda nuestra comprensión de toda una época”, afirma el Comité Nobel en su comunicado.

“Yo busco la vida para observarla, los matices, los detalles, porque lo que me interesa es la vida, no los acontecimientos como tales, no es la guerra como tal, no es Chernobil como tal, no es el suicidio como tal”, escribe en su página web. “Lo que me interesa es lo que les pasa a los seres humanos, lo que les sucede en estos tiempos. Cómo se comportan y reaccionan las personas, cuánto tienen de seres humanos biológicos y cuánto de seres humanos de su tiempo, cuánto tiene de ser humano el ser humano”. 

En 1990 publicó Los chicos de zinc: voces soviéticas de una guerra olvidada, un retrato sobre la guerra que libraron las fuerzas soviéticas en Afganistán entre 1979 y 1989;  en 1994 escribió Embrujados por la muerte; en 1997 publicó Voces de Chernobil: crónica del futuro, única obra de Alexievich traducida al castellano, concretamente en 2006; y en 2013, Tiempos de segunda mano: el fin del hombre rojo, última obra de la serie Voces de Utopía.

A causa de sus posturas políticas, Alexievich ha residido largos periodos en el extranjero, en países como Italia, Francia, Alemania y Suecia, entre otros.