Los sondeos postelectorales que el Centro de Investigaciones Sociológicas ha realizado en aquellas comunidades autonómicas que celebraron comicios el pasado 24 de mayo dejan importantes claves sobre las preferencias del electorado ante la política de pactos tras las legislativas de diciembre. De ese estado de opinión que ofrecen las encuestas del CIS se puede extraer una conclusión clara: la posible alianza entre el PSOE y Ciudadanos para desbancar a Rajoy –de la que tanto se ha hablado durante los últimos días- no es bien vista por los votantes de una y otra fuerza política, que prefieren una política de pactos diferente a la que apuestan sus líderes. Los del PSOE quieren acuerdos con las fuerzas de izquierda, mientras los de C´s apuestan por el PP.

Las encuestas dejan claro que los votantes socialistas reclaman al PSOE un giro a la izquierda, ya que mayoritariamente eligen como socios de gobierno a Podemos y otras formaciones de ideología similar, antes que a Ciudadanos. Por su parte, el electorado de C´s se decanta por alianzas con el PP antes que con las fuerzas de izquierda.

Fiel ejemplo de esas dos tendencias es el sondeo que el centro demoscópico ha realizado en la Comunidad de Madrid, donde Cristina Cifuentes logró ser investida presidenta gracias a los votos de C´s. Una amplia mayoría –el 56 por ciento- de los electores del PSOE hubiera visto con bueno ojos una alianza de gobierno con Podemos, mientras que el 52,8 por ciento de los votantes del Ciudadanos aplaude el pacto con el Partido Popular.

Ese sondeo en la Comunidad de Madrid deja, además, dos datos curiosos. El primero de ellos tiene que ver con las preferencias de los votantes del PP. Precisamente, son mayoría (el 52,1 por ciento) los que querían un gobierno en coalición con Ciudadanos, frente a un ejecutivo del PP en solitario (el 37,7 por ciento). La segunda curiosidad se refiere al electorado de Podemos, ya que éste apoya en masa un pacto con el PSOE. Nada menos que el 70,7 por ciento de los votantes del partido naranja apuesta por un pacto con los socialistas en Madrid.

Los votantes de C´s aplauden los pactos con el PP

La Comunidad Valenciana también es ejemplo de que las preferencias del electorado del PSOE se dirigen hacia los pactos con las fuerzas de izquierda –en este caso Compromís-, mientras que el de Ciudadanos se decanta claramente por el Partido Popular.

Así, el 31 por ciento de los votantes socialistas aplaude el acuerdo con Compromís, que ha hecho a Ximo Puig presidente del Gobierno autonómico, mientras el 20,9 hubiera preferido un ejecutivo con el partido de Albert Rivera. Por su parte, el 40,9 por ciento de los electores de C´s quería un acuerdo con los populares valencianos, frente al 31,8 que apostaba por alianzas con los socialistas.

En Aragón ocurre otro tanto de lo mismo. El 82,4 por ciento de los votantes de Ciudadanos hubiera aplaudido un gobierno de ese partido con el PP y el PAR, mientras el 57,7 por ciento de los electores socialistas está de acuerdo con el pacto entre el PSOE, Podemos y la Chunta Aragonesista.

En Murcia, el electorado de Ciudadanos respalda la decisión de su partido de apoyar al candidato del PP a presidir el gobierno autonómico. El 66,7 por ciento aplaude el pacto con el PP, frente al 15,9 hubiera preferido un acuerdo con el PSOE y Podemos con el que se desbancase al PP murciano. En La Rioja ocurre algo parecido: Sólo el 9,5 por ciento de los votantes de C´s está de acuerdo con una alianza con las fuerzas de izquierda que arrebatase el poder a los populares.

De las trece regiones donde hubo elecciones en mayo -exceptuando Castilla y León, en cuyo estudio no se incluye esa pregunta-, solo en Asturias y Extremadura los encuestados apuestan por un partido gobernando en solitario, concretamente, el PSOE, con un 22,6 por ciento de apoyo en Asturias y un 37,5 en Extremadura.

En Cantabria, los ciudadanos parecen están conformes con el pacto de gobierno del PRC con el PSOE, ya que es la alternativa que obtiene el mayor porcentaje en el estudio del CIS, un 21,7 por ciento. Tampoco se diferencian mucho de la realidad las preferencias expresadas por los navarros, que eligen como primera opción un gobierno de coalición compuesto por Geroa Bai, Podemos y Bildu (en el acuerdo alcanzado en junio estaba también Izquierda-Ekkerra).

La duda de votar al PP o C´s y al PSOE o Podemos

Por otra parte, las encuestas postelectorales reflejan las dudas que experimentaron los votantes cuando acudieron a las urnas en los pasados comicios del 24-M, en las que los principales dilemas eran si votar al PP o a Ciudadanos y si hacerlo al PSOE o a Podemos. Unos datos que dan cuenta de cuáles pueden ser los trasvases de votos entre los partidos en las próximas elecciones generales.

También son significativos los porcentajes de respuesta que muestran el dilema entre coger la papeleta del PP y coger la del PSOE, aunque en la mayoría de las comunidades las dudas entre PP y C’s fueron más frecuentes que las dudas entre los dos representantes del bipartidismo.

Solo en Castilla-La Mancha y, en particular, en Extremadura y en Asturias hubo más electores que dudaron entre PP y PSOE que entre los populares y la formación naranja.