La compañía tecnológica creada por tres de las principales empresas españolas cambia de CEO, sustituye a cuatro directivos y reorganiza su estructura para simplificar su modelo de negocio.

En el verano de 2014, tres de las principales empresas españolas (Caixabank, Santander y Telefónica) se unían para crear juntas “la primera empresa del mundo en la que se unen bancos y operadoras para el desarrollo de negocios digitales”. Su proyecto se llamaba Yaap, y por medio de servicios abiertos al público y universales, nacía con la idea de ser una startup de base tecnológica centrada en la innovación.

Apenas un año después, a la vista de los primeros resultados y del rumbo que tomaba la compañía, Yaap ha acometido un giro estratégico. A finales de junio de este año los accionistas decidieron el cambio del que hasta entonces era su CEO (Carlos Beldarrain) y en su lugar situaron a Cayetana Pablos, anterio manager general de Bluebottlebiz y con responsabilidades en Groupalia y Offerum, entre otras empresas digitales.

El cambio de caras no solo se ha limitado a su primer ejecutivo. Tal y como han informado a SABEMOS fuentes oficiales de la startup, “se ha producido una redefinición de la plantilla para alinear los perfiles a la nueva estrategia. Esto ha supuesto la salida de seis colaboradores (de ellos cuatro directivos), dos recolocaciones [en las matrices] y cinco nuevos fichajes”. En la página oficial de Yaap tan solo consta una plantilla de 15 empleados, si bien en su página de Linkedin aparecen vinculados a esta compañía medio centenar de trabajadores.

Pese a las dificultades de este primer año, la compañía pretender contratar a otras cinco personas mediante procesos de selección “en curso”. Entre otros puestos, buscan becarios y desarrolladores de perfil junior “que no tengan miedo a la incertidumbre de viabilidad de la empresas y asuma riesgos”, tal y como consta en una de las ofertas laborales.

Mismos productos, distintos enfoques

Aunque su vocación inicial era ir presentando servicios “diferenciales” progresivamente, Yaap salió al mercado a mediados de 2014 con dos propuestas por bandera. Por un lado estaba Yaap Shopping, “un escaparate digital que pone en contacto a comercios y usuarios de a través de promociones del comercio de proximidad”. En sus inicios, se planteó como una web en la que cada usuario podría buscar en su ciudad aquellos locales, tiendas, restaurantes, etc con ofertas y promociones especiales. La web, que ahora está en fase de reconstrucción, solo permitía elegir estas opciones en dos ciudades: Palma de Mallorca y Valladolid.

Tras unos primeros pasos más difusos, el nuevo objetivos de esta línea de negocio está centrado en el barrio como unidad de medida elemental. La idea diferencial que subyace en Yaap Shopping (cuyo lema es “queremos ser el centro comercial de tu barrio”) es poder acceder a las promociones de tiendas y restaurantes del entorno de cada urbano usuario. Por el momento, el proyecto está en fase inicial en dos barrios de las dos principales ciudades españolas: En Madrid ya están funcionando en Chueca y Salamanca, mientras que en Barcelona lo hacen en Gracia y El Borne.

La otra propuesta estrella, la que en este caso no ha sufrido ningún cambio estratégico, es Yaap Money. Esta aplicación, promocionada en su momento como “el Whatsap del dinero”, consiste en una aplicación para smartphones que permite enviar o pedir dinero entre personas sin intermediarios. Es una app que conecta a través de los contactos de facebok y Twitter, y es gratuita y universal; es decir, que cualquiera puede usarla al margen de que sea o no cliente de Telefónica, Santander o Caixabank.

Recopilar dinero para un evento común, organizar una fiesta, pagar un taxi entre varios, unas entradas de cine… las posibilidades de esta aplicación, según sus impulsores, son casi infinitas. En su primer año de existencia, son más de 130.000 personas las que se han descargado la aplicación de Yaap Money.