Aunque no era un formato original y ya está cancelada, Ciega a Citas , la primera gran apuesta de Cuatro por la ficción, ha conseguido una nominación a los Emmy internacionales como mejor telenovela. Su jefa de guionistas, Verónica Fernández, está pletórica.

“La serie tuvo 140 episodios, que para una telenovela no es mucho. Pero, al menos, cuando supimos que se cancelaba tuvimos diez episodios para darle un final”, recuerda Fernández, que hoy dirige a los guionistas de otra telenovela, Seis Hermanas, un formato original de Ramón Campos y Gema Neira producido por Bambú para RTVE.

“A los guionistas nos pasa como con los actores. A veces puedes elegir, otras veces no. Afortunadamente yo he tenido ofertas maravillosas. Cuando me ofrecieron hacer Ciega a Citas, no había hecho nunca un formato diario y me encantó. Y yo, que hasta hace poco no había hecho nunca una telenovela, ya voy por la segunda. Cuando me ofrecieron Seis Hermanas, me dijeron que era una producción de época con seis chicas como protagonistas y no me lo pensé dos veces”, explica la guionista.

Ciega a Citas no es, en su origen, un formato español, sino argentino, “aunque nosotros cambiamos el universo de los personajes de un periódico a la radio y no teníamos los mismos guiones”. Pero las dos versiones han estado nominadas en la misma categoría de los Emmy. “En realidad, el formato español se ha vendido todavía más que el argentino. Dori Media sigue siendo la distribuidora tanto del formato original como del español, y en Alemania la versión que se ha rodado está basada en la nuestra”, subraya Fernández.

Eso significa que, si alguien decidiese rodar una versión en EEUU, podría optar por la española antes que por la original. “Se podría hacer perfectamente. Si conoces a alguien, que nos llame”, bromea la guionista.

“Es una serie muy divertida, moderna y sin prejuicios. Tenemos una protagonista muy Bridget Jones que ha hecho que la gente se fije en la serie. Ha sido un producto muy agradable de ver y de hacer”, destaca la guionista de su criatura.

Sobre los motivos que llevaron a la cancelación, Fernández cree que se debe a una mezcla de factores. “Teníamos una franja muy complicada, y era difícil hacer un formato diario en comedia, especialmente en Cuatro, que no tenía ficción. Tuvo la vida que tuvo y me alegra que el formato pueda viajar fuera. Si nos dan el Emmy, igual alguien se plantea rodar una segunda parte”, explica.

Pero, por el momento, está centrada en Seis Hermanas. Un producto que ya lleva más de cien capítulos en RTVE y que, a pesar de competir con El Secreto de Puente Viejo y Sálvame, ahí sigue, “escalando poquito a poco posiciones”.

 

Imagen | Cuenta personal de Linkedin