Samsung ha presentado las conclusiones y recomendaciones recogidas en la “Guía Práctica de la Educación Digital”, elaborada por la compañía sobre la integración de las tecnologías en el aula para enriquecer el proceso de aprendizaje.

Una de las principales conclusiones que revela esta investigación es el importante papel que juegan las tablets, convertidas en el nuevo “cuaderno” de los alumnos, que impulsan los actuales métodos de aprendizaje colaborativo e introducen el entretenimiento como pilar estratégico para estimular la pedagogía en las aulas.

Esta guía sobre la práctica educativa, elaborada por un equipo de investigadores de la Universidad de Valencia con el apoyo de Samsung y del INTEF, está basada en la aplicación del proyecto Samsung Smart School en 15 colegios públicos españoles durante el curso 2014-2015. “Samsung Smart School no pretende únicamente la transformación digital de las aulas, sino que va más allá para mejorar el ecosistema de aprendizaje bajo el modelo de educación ‘Digital Smart’. En Samsung hemos querido poner nuestro mayor activo, la innovación, al servicio de los centros educativos, participando en el apasionante cambio metodológico y pedagógico que se está produciendo actualmente. Junto al compromiso docente y social, la tecnología jugará un papel decisivo en esta transformación de la práctica educativa”, ha manifestado Francisco Hortigüela, director de Relaciones Institucionales, Comunicación y Ciudadanía Corporativa de Samsung España.

El acto de presentación, que se ha celebrado en la Biblioteca Nacional, ha contado con la presencia de Francisco Hortigüela, director de Relaciones Institucionales, Comunicación y Ciudadanía Corporativa de Samsung España; José Luis Blanco López, director general de Evaluación y Cooperación Territorial, Cristóbal Suarez, investigador de la Universidad de Valencia; y Gonzalo Lozano del CEIP San Francisco de Logroño y participante en el programa Samsung Smart School.

La tecnología como aliado educativo en el aula

Entre los resultados de la investigación llevada a cabo, destaca la inseparable relación entre el uso eficaz de las tablets y el cambio en la metodología docente, orientada actualmente hacia el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) y el aprendizaje colaborativo, en el que el alumno asume un mayor protagonismo frente a los modelos tradicionales. Gracias a la movilidad que brindan las tablets, las aulas se transforman además en espacios abiertos y flexibles donde profesores y alumnos pueden conectar, compartir y colaborar con mayor facilidad.

Según describen los docentes participantes en el proyecto Samsung Smart School, la tablet se ha convertido en un “reto ilusionante”, en tanto en cuanto que permite realizar nuevas actividades y tareas, distintas a leer o escribir, y posibilidades como la investigación en red, la edición conjunta en la nube o el uso de contenidos multimedia. Por parte de los profesores, además del uso de las apps en clase, la tablet ha introducido asimismo cuatro grandes novedades en los métodos de evaluación: la evaluación como activo de entretenimiento, la introducción de rúbricas, la inmediatez en la respuesta y la evaluación tipo test en red. En todos los casos, la tablet ha supuesto un avance en la atención individualizada y el seguimiento personalizado del trabajo de cada alumno, un aspecto del que se benefician especialmente los estudiantes con necesidades educativas especiales.