Fernando Dal Re Olleros es cofundador y director de Desarrollo de Negocio y Marketing de Pupilum, una plataforma que ofrece cursos online acreditados a médicos y profesionales sanitarios, ya que en el ámbito de la medicina la formación continua es todo un valor, además de una necesidad.

Los fundadores de Pupilum, Fernando Dal Re y Cristina Barranco detectaron que los médicos dedicaban unas 127 horas al año de media a formación acreditada y que hoy en día un 95% de estos cursos tan solo se ofrecen de forma presencial. Hacían falta nuevas alternativas que atendiesen a lo que demandan los profesionales y eso es lo que presenta esta plataforma.

¿Cómo nace Pupilum?

Nadie dijo que los comienzos fuesen fáciles. Fernando Dal Re ya se había puesto en el camino de la medicina creando Neomed, una gran red social de médicos en España, lo que él también define como el “Whatsapp de los médicos”.

Fue en 2009 cuando nació la idea de esta plataforma como un proyecto universitario que trataba de llevar a cabo algo que ya funcionaba en otros países. Esto fue lo que llevó a Fernando Dal Re a lanzar Neomed junto a su mujer, Cristina Barranco.

Sin embargo después llegaron los problemas: “La dificultad fue que no encontramos rentabilidad. Las circunstancias nos llevaron a centrarnos en la formación”. La red social que habían construido sirvió para conocer las necesidades que los profesionales tenían, la molestia y el desembolso de dinero que les suponía tener que acudir a cursos presenciales.

En julio lanzamos una versión beta del producto, y ese mismo día de la puesta en marcha ya vendimos un curso. Entonces comenzamos con tan solo 8 cursos y ahora tenemos 75”, señala Fernando Dal Re. Con esta amplia oferta Pupilum se convierte en la plataforma con mayor número de cursos acreditados, que además van dirigidos a profesionales médicos y sanitarios (psicólogos, enfermeros, farmacéuticos…).

En cuanto a los profesores que imparten los cursos, muchos de ellos salen de esa base de datos que ya existía gracias a Neomed. “Buscabamos a profesionales que hubiesen impartido clases en la Universidad, que hubiesen escrito libros”.

¿Quién puede acceder a los cursos de Pupilum?

Más de 5.000 profesionales sanitarios, procedentes de 28 países ya han utilizado Pupilum. El servicio tan solo se encuentra disponible en España, los cursos cuentan con acreditación válida para nuestro país, sin embargo, desde Latinoamérica también han decidido formarse, del mismo modo que muchos españoles que se encuentran trabajando fuera de España realizan los cursos de Pupilum.

La plataforma va dirigida a profesionales titulados, a médicos que tienen su título y que tienen entre 30 y 50 años.

“Entre 50 y 300 euros valen los cursos que ofrecen entre 30 y 100 horas de formación”, explica Fernando Dal Re, que además afirma que lo que ofrecen “no es nada tecnológicamente avanzado”, ya que el alumno se descarga sus apuntes, puede consultar al profesor, para después hacer un examen que es valorado y calificado con una nota. “No aspiramos a hacer cursos de cirugía online”, bromea.

El futuro de Pupilum

Lo primero que queremos es que la empresa sea rentable. Ese es nuestro objetivo ahora mismo”, dice rotundamente Fernando Dal Re. Y es que Pupilum se puso en marcha gracias a la financiación de los propios fundadores, de los padres y amigos que confiaron en el proyecto y todavía no sabe qué es eso de tener un beneficio económico por su actividad.

En septiembre, firmaron un préstamo con ENISA de 75.000 euros. Una gran ayuda que les hace esperar “empezar a ser rentables en seis meses y a partir de ahí crecer”. Un objetivo que se encuentra orientado al deseo que tienen desde la startup de que “Pupilum se convierta en la herramienta de referencia en la formación de profesionales sanitarios”. 

Hasta ahora todo lo han hecho con recursos propios y como señala su fundador, saben que tienen una cuenta pendiente con el marketing, algo a lo que comenzarán a prestar mayor atención, ya que según cuenta Fernando Das Re “el 20% de los alumnos viene recomendado por gente de dentro que ya ha utilizado Pupilum”. Esto deja constancia de que el producto es bueno, de que se están haciendo las cosas bien, pero que aún falta darle mayor publicidad y difusión.