Los expertos alertan sobre el grave perjuicio que están causando los dispositivos móviles y cómo debemos prevenir sus efectos.

Parece que poco a poco nos vamos concienciando de lo dañino que es el sol para nuestros ojos, sin embargo también deberíamos tener en cuenta el peligro que supone la sobrexposición a la luz azul emitida por las pantallas de los dispositivos electrónicos  que utilizamos a diario. Hacemos muy poco para protegernos de esta agresión constante.

Según los últimos datos recogidos en el VII Estudio Anual de Mobile Marketing, los españoles utilizamos nuestros móviles una media de 3 horas y 23 minutos al día, casi una hora más de lo que lo hacíamos el año anterior. A esto además hay que sumar el tiempo que dedicamos a la tablet, algo que se traduce en que un alto porcentaje de la población de nuestro país supera las 5 horas diarias frente a un dispositivos electrónico.

Isabel Yuste, optometrista especializada en Baja Visión y cofundadora de Óptica Kepler explica que “los dispositivos electrónicos que se utilizan en distancias cortas emiten una gran cantidad de luz azul y una sobreexposición es nociva para nuestra salud visual: genera fatiga, estrés visual y puede causar la muerte prematura de las células de la retina”.

Por ello es muy importante prevenir y hacer caso a los expertos que aconsejan realizarse revisiones periódicas y utilizar gafas con cristales que tengan un tratamiento específico para dispositivos electrónicos que “eliminan el brillo, aumentan el contraste y hacen una visión más cómoda y relajada”.

“Cada vez están apareciendo más patologías oculares, y es fundamental conocer en qué estado está nuestra vista, antes incluso de que aparezcan síntomas como dolores de cabeza, cansancio visual, problemas acomodativos , ojos rojos o una disminución de la agudeza visual, que es lo que puede producir la sobrexposición a móviles y tablets”, señala Isabel Yuste.